Lo que la Biblia dice acerca

del matrimonio, el divorcio, y casarse de nuevo

 

 

 Por

Robert Breaker III

© 2001

 

 

*Nota: Todos los versículos in este libro fueon tomados de la 1909 Reina-Valera Revisión Biblia en Espanol

 

 

Prólogo

 

Querido lector:

El titulo de este libro es "Lo que la Biblia Dice acerca del matrimonio, el divorcio, y casarse de nuevo." Mi deseo era escribir un libro acerca del tema, desde una perspectiva Bíblica. Ninguna opinión o enseñanza de hombre será presentada dentro de esta obra como más importante que la autoridad de las palabras del Dios Viviente. Lo que Dios dice, es, y siempre será, más alto que los pensamientos o ideas del hombre sobre este tema, ya que fue Él quien lo estableció.

Este libro fue escrito con el propósito de tratar de mostrar al lector lo que Dios dice y piensa sobre el matrimonio y el divorcio.

El escritor de este libro no cree ser Dios, ni saber todo lo que Dios sabe. Pero, él si quiere aprender todo lo que Dios tiene para él. Y la única forma de hacerlo, es leer y creer las palabras santas de Dios. ¡Y donde la Biblia dice una cosa y las opiniones, tradiciones, ideas o enseñanzas modernas dicen otra, el autor de este libro prefiere creer y practicar lo que Dios dice!

El Salmo 118:8 dice, "Mejor es esperar en Jehová que esperar en hombre." Y mi deseo para este libro es que quienes lo están leyendo confíen en Dios y sus palabras acerca del tema en vez de las opiniones de hombres (incluyéndome a mí).

Este libro fue escrito por varias razones. La primera razón, y la más importante, es que hay demasiados libros sobre el tema que no profundizan lo suficiente acerca del aspecto espiritual del matrimonio, y su maravillosa representación de Cristo y la Iglesia. Algunos libros tocan el tema y usan la Biblia pero evitan profundizar y mostrar las responsabilidades del hombre como representante de Cristo, y las responsabilidades de la mujer como representante de la Iglesia. Deseo hacer esto y abrirles los ojos a lo que es el matrimonio espiritualmente como fue establecido.

Mi deseo es que este libro ayude a los matrimonios en su relación matrimonial, cuando se den cuenta de lo que representa y como deberían tratarse mutuamente.

En segundo lugar, este libro fue hecho por la inmensa ignorancia y concepción errónea de la mayoría de los creyentes (también los del mundo) sobre el matrimonio y como ese matrimonio debería funcionar de acuerdo a Dios. Demasiadas personas se han olvidado que el matrimonio fue establecido por Dios mismo, y fue establecido no tan solo para que la humanidad se "fructificara y multiplicara y llenara la tierra" (Génesis 1:28), sino que también para mantener moralmente a la sociedad y para que hogares se quedaran juntos por el bien de los niños. Además, fue establecido para que cada cónyuge amara y confortara al otro, y al hacer eso suplir las necesidades de su compañero y de uno mismo.

Muchas personas hoy en día no saben como tener un matrimonio exitoso y mucho menos un hogar Cristiano. Espero que los textos Bíblicos citados en este libro sean instructivos para el lector. Y espero que los mandamientos de Dios serán obedecidos para que el lector pueda tener un matrimonio maravilloso, y al obedecer honrará a Dios y disfrutará de la compañía de su cónyuge.

Finalmente, este libro fue escrito porque el autor ha visto muchos divorcios entre Creyentes. Demasiadas personas, hoy en día, no ven el matrimonio como si fuera para toda la vida. Creen que si no funciona podrán comenzar nuevamente con otra persona. ¡Estas cosas no deberían ser así!

El matrimonio debe ser algo enseñado por los padres a sus hijos como algo que es bueno, sano, y moralmente correcto. Y siempre debería ser como el voto dice, "Hasta que la muerte los separe."

Espero en estas próximas páginas presentar lo que es el matrimonio, y como cada cónyuge debe hacer su parte, sin importar lo difícil que pueda ser, para que su matrimonio funcione. Y espero que los textos presentados enseñarán a los que verdaderamente están buscando como honrar a Dios quien estableció el matrimonio.

Así que comencemos nuestro paseo a través de la Biblia y estudiemos la institución maravillosa de Dios, llamada matrimonio.

 

Introducción

 

El matrimonio se encuentra en cada cultura sobre la tierra y puede ser remontado al comienzo del hombre. A través de la historia, hombres y mujeres se han juntado y se han unido en matrimonio y han comenzado una familia. Así era la forma aceptada de hacer las cosas, y era entendido que el matrimonio era algo que cada persona necesitaba hacer durante algún periodo de su vida para encontrar felicidad y cumplir su razón de existir.

Pero, hoy en día, vemos disminuir el número de personas que se casan y un aumento constante en divorcios. Personas, hoy en día, no quieren casarse y quedarse casados. Prefieren quedarse solteros. ¿Por qué es así?

Creo que primeramente debemos hacer esta pregunta. "¿Por qué se casan las personas?" Hay diferentes razones. Algunos se casan porque están solos, y desean compañerismo. Otros porque desean comenzar una familia y preservar su descendencia. Luego, hay otros que se casan porque buscan seguridad, sea en dinero, o un lugar donde vivir, o alguien quién los pueda cuidar. Pero todos tienen algo en común. Se casan porque eso es lo que la historia, la familia, y sus propias conciencias les dicen que deben hacer.

Sin embargo, hoy vivimos en una sociedad en donde es menospreciado el matrimonio. El mundo mira hoy al matrimonio casi como un castigo porque es algo que solamente "los amarraría". Las personas quieren su libertad y quieren mantener, como dicen, "sus opciones abiertas". Y hay muchas razones por las cuales no quieren casarse y vivir con un compañero para toda la vida en matrimonio santo.

Una razón por la cual el matrimonio es despreciado en América es por lo que es enseñado en nuestro sistema de educación. En nuestras universidades en todo el mundo, la "Evolución" es enseñada como hecho y es presionada sobre los alumnos. Por causa de esto, la idea de Dios (el que instituyó el matrimonio) es ridiculizada. Luego, el hombre es exaltado, como "el que debe decidir todas las cosas".

El hombre ha tomado el lugar de Dios. El hombre ha rechazado la Palabra de Dios, y ha hecho las palabras de los hombres la autoridad final.

El hombre enseña a los alumnos a creer que la ciencia es hecho. La ciencia nos dice que el hombre no es más que un animal con una habilidad para razonar, escribir, y pensar filosóficamente. Y, si se te enseña suficiente tiempo que eres un animal, entonces el fin lógico sería que él terminaría viviendo como un animal. Esto es exactamente lo que ha sucedido en América hoy en día.

Si estudias el reino animal, verás que los animales no se casan, pero buscan una pareja. Por lo general, no es una pareja para toda la vida y no es una relación de matrimonio. Es una cópula para la continuación de la especie. El hecho simple es que los animales no se casan, pero si las personas.

Es casi hipocresía que una persona universitaria, que es atea o cree en la evolución, estar casado, porque por las mismas creencias que ha sido enseñado, él tendría que creer que no hay un Creador, y que como todos los hombres vienen de los animales, entonces él también es un animal. ¡Y, como ya mencionamos, los animales no se casan!

Si él creyera que el matrimonio es sano, y correcto, y que todos los seres humanos deberían casarse, entonces él tendría que creer que el matrimonio es creado por el hombre y no una institución que Dios dio a la humanidad. Pero esto es un error tremendo que debe ser corregido.

Probablemente, la razón más grande por lo cual es mirado en menos el matrimonio por las personas es porque la Palabra de Dios no es enseñada. La verdad ha caído en las calles. Hay muy pocos predicadores que se paran y proclaman la Palabra de Dios como es, y predican lo que ella dice. Prefieren cambiar la Palabra de Dios (con una versión nueva), o corregirla con lo que llaman "El Griego".

Sin embargo, los Estados Unidos fue fundado sobre la preciosa Biblia y los hombres y mujeres que fundaron ese país eran Creyentes o creían en la existencia de Dios. Eran gente moral y tenían una creencia firme que la Biblia era la palabra escrita infalible de Dios.

Hoy en día, la Biblia es mirada mal por los "lugares de enseñanza superior". La doctrina de "amor gratuito" ha penetrado nuestra sociedad y nuestros valores. El lema de hombres y mujeres hoy en día es "¡Si le siente bien, hazlo!". Y esto, por supuesto, siempre lleva a cuatro cosas: la fornicación, el adulterio, los hijos bastardos, y el aborto. Lamentablemente, esto es la sociedad en la cual vivimos.

Jóvenes y señoritas no se quieren casar y mantener los valores familiares "anticuados" de sus padres. Ellos quieren hacer lo que piensan, y no dejan a nadie decirles que hacer. Son rebeldes y desordenados. Y es porque la Biblia, la oración y los diez mandamientos han sido sacados de los colegios públicos donde están matriculados.

Nuestra sociedad ha cambiado de personas que tenían carácter, valores, discernimiento, y una ética de trabajo duro, a una sociedad de gente joven que viven con un propósito - ¡festejar!. Y si una persona quiere hacer las cosas a su manera entonces el matrimonio sería un impedimento para su estilo de vida.

Pero, para tener una sociedad moral y matrimonios firmes, debemos volver a la Palabra de Dios. Es como dice el dicho, "¡Volver a la Biblia, o Volver a la Selva!". Y para entender la institución del matrimonio y hacerlo funcionar uno debe volverse de la sabiduría del mundo a la Palabra de Dios para encontrar las respuestas.

De acuerdo a la Biblia, vemos claramente que el matrimonio no fue fundado por el hombre, sino fue establecido por Dios. La Biblia enseña que la idea del matrimonio viene del Creador, quien creo al hombre y a la mujer.

Cuando Dios hizo al hombre y a la mujer, Él los hizo diferentes, y de tal forma que se complementan el uno al otro. Él inculcó en ellos una atracción y un deseo del uno hacia el otro y los hizo para que se pudieran unir. Él los hizo para que cada uno necesitara del otro. Pero con estos deseos y atracciones del uno para con el otro, Dios también les estableció algunas reglas que seguir para impedir que fueran promiscuos, y para asegurar buena salud y felicidad.

Para estudiar el matrimonio, uno primeramente debe aceptar que Dios es quien hizo al hombre, y quien le dijo que se casara. Debe además aceptar la Biblia, y creer sus verdades para comprender las razones de Dios por habérnoslo dado. Porque es solo en el Libro de Dios (que dio al hombre para estudiar) donde podemos comprender Sus razones y propósitos para instituir el matrimonio.

No tan solo debemos entender que fue Dios quien instituyó el matrimonio, sino también conocer personalmente al Dios quien lo dio y quien lo estableció para comprender la "figura" Bíblica que es el matrimonio, de Cristo y Su Iglesia.

Para comprender verdaderamente el matrimonio, uno debe haber nacido de nuevo. Solo entonces puede comenzar a comprenderlo. Porque no es solo una relación entre un hombre y una mujer, sino es el tipo de relación de un creyente con su Salvador – el Señor Jesucristo.

Ahora, miremos la Palabra de Dios, y busquemos Su sabiduría, y veamos que nos tiene que decir Dios, el Creador, sobre este tema instituido por Él.

Capitulo 1

El origen del matrimonio

 

Como hemos visto en la introducción, el origen del matrimonio fue desde el comienzo. Fue una idea de Dios y no del hombre. Dios lo estableció y lo instituyó. Luego le dió al hombre Sus palabras acerca del tema en la Santa Biblia, y es solo ahí donde podemos saber acerca de su origen y su razón de haber sido establecido. Así que, miremos la Palabra de Dios para ver que es lo que Él dice acerca del matrimonio.

La palabra "matrimonio" puede ser encontrada a través de las páginas de la Biblia. Mientras lo leemos, podemos encontrar que la palabra "matrimonio" está escrito 19 veces en 18 textos. La palabra "casar" aparece 19 veces en 18 textos, y "casado" está escrito 30 veces en 28 textos. Así que, Dios tiene mucho que decir acerca del matrimonio en Su palabra, y debemos ir a Él solamente para encontrar respuestas a nuestras preguntas sobre el matrimonio.

Lamentablemente, demasiadas personas hoy en día van a un sicólogo o consejero en vez de ir a Dios para buscar ayuda en su relación matrimonial. Pero, si Dios instituyó el matrimonio, y realizó la primera ceremonia entre Adam y Eva, entonces Él sabría mucho mas que cualquier consejero. ¡Tenga cuidado con "consejeros" quienes dicen que pueden ayudar su matrimonio intentando darle sugerencias o instrucciones fuera de la Palabra de Dios! La Biblia es el único texto que uno necesita para encontrar las respuestas a problemas matrimoniales.

No solamente encontramos el matrimonio a través de toda la Biblia, sino también encontramos el primer matrimonio. Fue realizado por Dios mismo entre Adam y Eva (¡a propósito, no Adam y Esteban!).

La Biblia nos dice en el libro de Génesis, capitulo 1, versículos 26 y 27, que Dios creo al hombre y la mujer.

En Génesis, capitulo 2 y versículo 7, leemos como lo hizo Dios. Y vemos lo que ocupó para crear al hombre. La Biblia dice: "Formó, pues, Jehová Dios al hombre del polvo de la tierra, y alentó en su nariz soplo de vida; y fué el hombre en alma viviente."

Luego, en algunos versículos después, vemos como Dios creó a la mujer. Lee conmigo: "Y Jehová Dios hizo caer sueño sobre Adam, y se quedó dormido: entonces tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar; Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y trájola al hombre." Génesis 2:21,22

Así que en el principio, Dios tomó uno (Adam) e hizo dos (Adam y Eva). Pero, en la institución gloriosa del matrimonio, Dios toma a dos y los hace uno. ¡Que cosa maravillosa es esto!

Dios aprueba esta unión bendita de dos llegando a ser uno mas adelante: "Y dijo Adam: Esto es ahora hueso de mis huesos, y carne de mi carne: ésta será llamada Varona, porque del varón fué tomada. Por tanto, dejará el hombre á su padre y á su madre, y allegarse ha á su mujer, y serán una sola carne." Génesis 2:23,24

Esto fue el plan de Dios para el matrimonio y lo ha sido a través de la historia. Es el deseo de Dios que un hombre y una mujer se unan en Matrimonio Santo como un cuerpo, para el resto de sus vidas.

De la Biblia claramente vemos que el matrimonio es algo que Dios instituyó. Y podemos concluir que para que el matrimonio funcione, debe ser fundado sobre la Palabra de Dios, pues fue Él quien lo diseñó. Cuando compras un auto nuevo, y miras dentro de la guantera, encontrarás un Manual del Fabricante. Te dice de donde viene el auto, quien lo hizo, y como arreglarlo cuando no funciona. Es lo mismo con la Palabra de Dios. Es nuestro Manual de Instrucciones, no tan solo para todos los aspectos de nuestra vida, sino también para la institución del matrimonio.

Ahora, comencemos a estudiar más acerca de la creación del hombre y de la mujer a la luz de las Escrituras, y que es lo que Dios dice acerca de ellos.

 

Porque fue creado el hombre

 

Para entender el matrimonio, uno necesita entender porque el hombre y la mujer fueron creados. Esto ayudará a comprender el propósito de los dos géneros, y porque Dios los hizo de la forma que son. Comenzaremos con Adam.

La Biblia claramente nos dice que Adam fue creado a la imagen de Dios (Génesis 1:27), y Dios lo hizo como Él mismo. Adam fue creado un ser tripartito, igual como Dios. Miremos lo que Dios dice en Génesis 1:26, "Y dijo Dios: Hagamos al hombre á nuestra imagen, conforme á nuestra semejanza; y señoree en los peces de la mar, y en las aves de los cielos, y en las bestias, y en toda la tierra, y en todo animal que anda arrastrando sobre la tierra."

Dios se está hablando a sí mismo cuando dice, "Hagamos al hombre a nuestra imagen . . ." Dios se refiere a sí mismo en plural, y hay una razón para esto. Dios es una trinidad. Él es Dios en tres personas. Y, al igual como Dios es trino, el hombre esta constituido por tres divisiones. En Primera Tesalonicenses 5:23, Pablo nos dice cuales son estas tres partes. Leemos, "Y el Dios de paz os santifique en todo; para que vuestro espíritu y alma y cuerpo sea guardado entero sin reprensión para la venida de nuestro Señor Jesucristo."

Así que, las tres partes del hombre son su espíritu, alma, y cuerpo. Y, Dios es tres personas. El Espíritu Santo (el espíritu), Dios el Padre (el alma), y Jesucristo el Hijo (el cuerpo). Dios es una trinidad y el hombre es un ser tripartito.

Pero, tú ya conoces el resto de la historia. En Génesis, capitulo 3 y versículo 6, encontramos a Adam cayendo de su estado creado. Adán pecó contra Dios, y cayó. Ya no era sin pecado. Llego a ser pecador.

La Biblia continúa contándonos en Génesis 5:3, que todos los hombres después de Adam son nacidos a la imagen de Adam (no de Dios). Entonces, Adam llegó a ser un hombre pecador, y pasó la naturaleza pecaminosa a todos los hombres (Romanos 5:12). La Biblia nos dice que todos los hombres son pecadores con necesidad de un nuevo nacimiento (Juan 3:3,7). Ellos deben renacer para ser como Adam antes que pecara.

Hasta ahora, hemos visto un poco mas acerca del hombre y como fue creado originalmente a la imagen de Dios. Ahora miremos la razón porque fue creado el hombre.

La primera razón fue para alabar y adorar a Dios. En Apocalipsis 4:8 encontramos unos seres alrededor del trono de Dios. La Biblia dice que su trabajo es dar gloria y honra a Dios día y noche diciendo continuamente, "Santo, santo, santo es el Señor Dios Todopoderoso, el que era, el que es, y el que ha de venir." Y te digo que Dios merece cada "Santo" dicho. Toda la eternidad no será suficiente para decirle a Dios lo Santo que Él es realmente. ¡Él es un Dios grande y maravilloso!

Ahora, estos seres, fueron hechos con un solo propósito – para obedecer a Dios. Y, ellos lo hacían porque tenían que hacerlo. Esa fue la razón por la cual fueron creados. Pero, Dios quería a alguien quien lo adorara, y lo honrara, y lo alabara por deseo propio – no por obligación. Esto es amor verdadero. Amar a alguien porque quieres, y no porque tienes que hacerlo. Así que Dios hizo al hombre. Y, le dio una voluntad libre para escoger alabar, honrar y obedecer a Dios. Y, cuando el hombre lo hace por decisión y no por obligación, honra a Dios aun más. Y, esto agrada a Dios.

Otra razón por lo cual Dios creó al hombre se encuentra en Apocalipsis 4:11. Dice: "Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas." El hombre fue creado para agradar a Dios. Por siglos los hombres han estado preguntandose filosóficamente, "¿Por qué estamos aquí?", "¿Cuál es nuestra razón de existir?". Pasan horas buscando en bibliotecas llenas de libros. Escuchan a grandes oradores y hombres reconocidos. Escriben volúmenes sobre sus teorías, opiniones e ideas sobre el tema.

Pero, la respuesta es solamente encontrada en la Biblia, y es tan simple, que es difícil creer que no la hayan encontrado. La respuesta tiene solo tres palabras. De acuerdo con la Biblia, el hombre fue creado, "por tu voluntad". Dios hizo al hombre para que le diera placer.

Pero, hoy en día la humanidad pecaminosa no está interesada en agradar a Dios. Ellos solo quieren agradarse a sí mismos. Cuan triste es esto. Y, cuan desilusionado debe estar Dios con el hombre. Porque el hombre no está cumpliendo su razón de existir. Cuan cansado debe estar Dios con el hombre pecador. Se ha olvidado de su Creador y solo se preocupa de agradarse a sí mismo.

Finalmente, Dios hizo al hombre para llenar la tierra. No solo quería que lo alabara y le agradara. Él quería que toda la humanidad lo hiciera. Así que en Génesis 1:28 le dijo a Adam, ". . . Fructificad y multiplicad; y henchid la tierra, . . ."

Dios quería un planeta lleno de gente que quisiera adorarle y honrarle por su propia voluntad. Pero, esto no podría ocurrir sin la mujer. Así que, veamos porque Dios creó a la mujer.

 

Porque fue creada la mujer

 

Antes que Adam pecara, Dios vio que él estaba solo físicamente. Así que, decidió darle una compañera. Y, eso es exactamente lo que Dios hizo cuando hizo a la mujer.

La razón que Dios da para crear a la mujer y aun instituir el matrimonio fue por el bien del hombre.

Lee conmigo en Génesis 2:18: "Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; haréle ayuda idónea para él."

Dios dice que Adam estaba solo. Y, que no era bueno. Entonces Dios le hizo alguien, quien podría estar con él y ayudarlo. Ella era para satisfacer sus necesidades.

Pablo testifica esto también en Primera Corintios 11:9 donde dice: "Porque tampoco el varón fué criado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón."

Vemos que Dios hizo al hombre para sí mismo, y luego hizo a la mujer para el hombre. El hombre era para tener compañía con Dios, y la mujer para ayudar al hombre.

Ahora, debes entender, Eva no fue creada para ayudar a Adam espiritualmente. Él tenía compañerismo completo con Dios. Él caminaba diariamente con Dios, y conversaba con Él. No, Eva fue creada para satisfacer las necesidades físicas de Adam.

En Eclesiastés 4:9-11, podemos encontrar algunas de las razones por lo cual hizo Dios a la mujer para el hombre. Leemos: "Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo. Porque si cayeren, el uno levantará á su compañero: mas ¡ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante. También si dos durmieren juntos, se calentarán; más ¿cómo se calentará uno solo?"

Dios vio la necesidad que el hombre tenía. Él vio que necesitaba alguien quien le diera calor en la noche. Vio que dos podían trabajar mejor que uno y realizar el doble de trabajo. Pero sobre todo esto, Dios vio la soledad del hombre y su deseo por compañerismo. Y fue por estas razones que Dios hizo a la mujer. Ella fue creada en beneficio de Adam.

Estoy seguro que Adam vio pasar a los animales en parejas, jugando y corriendo juntos y seguro que pensó donde había otro como él. Alguien con el cual podría divertirse y con quien pasar el tiempo. Dios, en su omniciencia, sabía el deseo de Adam – su necesidad de una amiga, una compañera, una pareja. Así que Dios hizo caer un sueño profundo sobre Adam e hizo a la Sra. Adam para suplir sus necesidades. Dios le hizo a Adam un ser humano del sexo opuesto con quien él podría estar y a quien podía amar. Ella era su amiga, compañera, ayudante, amante y pareja. Y esto es lo que la mujer debería ser para su marido hoy en día. Ella necesita darse cuenta que fue hecha por él, para ayudarlo.

Como he mencionado anteriormente, el hombre viene de la mujer. He aquí otra gran ironía. La primera mujer vino del hombre, pero los demás hombres vienen de una mujer (sus madres). Pablo nos dice esto en Primera Corintios 11:12, "Porque como la mujer es del varón, así también el varón es por la mujer: empero todo de Dios."

De acuerdo a la Biblia, la mujer fue creada para casarse con un hombre, y ser una ayuda idónea a él y suplir sus necesidades. Este es su propósito por haber sido creada. Y, una mujer nunca será plena hasta que esté en su papel cumpliendo la palabra de Dios y Su plan para su vida.

Es interesante notar que en la Biblia la mujer no tiene su propio nombre. Él no llamó a la mujer, Eva. Fue Adam que la llamó Eva (Génesis 3:20). Pero, en Génesis 5:2, Dios los llama a ambos Adam. ¿Por qué? Porque en los ojos de Dios estaban casados. Eran una sola carne. Y la razón por haber sido creada la mujer era para el matrimonio. Cuando una mujer nace, toma el apellido de su padre. Luego cuando se casa, ella toma el nombre de su marido. Esto es para recordarle su origen (ella viene del hombre) y su propósito. Ella fue creada como dice Pablo: "por causa del varón."

Finalmente, encontramos en el libro de Génesis no solo el origen del hombre y la mujer, sino también el origen del matrimonio. El primer matrimonio se realizó en un jardín. ¿Qué mejor lugar que un jardín para tener un matrimonio? Por esta razón las personas usan flores en sus bodas hoy en día.

Así que en conclusión, debemos recordar que Dios hizo al hombre para agradarle, adorarle y llenar la tierra. Luego, Dios hizo a la mujer para el hombre para ayudarlo a cumplir su tarea. Y allí en medio de ese hermoso paraíso llamado "El Huerto de Edén", Dios tomó a dos y los hizo uno. Y este "uno" fue una unión bendita ante los ojos de Dios.

 

Capitulo 2

Lo que es el matrimonio:

Una unión

 

La Biblia dice que el matrimonio significa varias cosas. Primeramente miremos lo que dice Jesús en Mateo 19:4-6, "Y él respondiendo, les dijo: ¿No habéis leído que el que los hizo al principio, macho y hembra los hizo? Y dijo: Por tanto, el hombre dejará padre y madre y se unirá á su mujer, y serán dos en una carne. Así que, no son ya más dos, sino una carne: por tanto, lo que Dios juntó, no lo aparte el hombre."

Vemos una afirmación casi idéntica nuevamente de Jesús en Marcos 10:6-9, "Pero al principio de la creación, varón y hembra los hizo Dios. Por esto dejará el hombre á su padre y á su madre, y se juntará á su mujer. Y los que eran dos, serán hechos una carne: así que no son más dos, sino una carne. Pues lo que Dios juntó, no lo aparte el hombre."

De acuerdo a los textos recién leídos, el matrimonio es una unión de dos personas del sexo opuesto delante de Dios. Y, es hasta la muerte.

Esta unión de la cual habla las Escrituras es el cuerpo del hombre uniéndose al cuerpo de la mujer. En el matrimonio, le llamamos la "consumación". Pero, solo porque cuerpo se une con cuerpo no siempre implica que hay un matrimonio. Miremos estos versículos nuevamente. En Marcos 10:9 leemos, "Pues lo que Dios juntó, no lo aparte el hombre."

La Biblia dice que Dios también tiene su parte en esta unión. Así que, para haber matrimonio, Dios tiene que aprobar esta "consumación", o la unión de dos personas. Si Dios no lo aprueba, entonces no es matrimonio. Es fornicación o adulterio.

Ahora, para entender esto, necesitamos mirar la definición Bíblica del matrimonio. Se encuentra en Hebreos 13:4 y dice: "Honroso es en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; mas á los fornicarios y á los adúlteros juzgará Dios."

La Biblia dice que el matrimonio es dos cosas: honroso y sin mancilla.

Entonces, si va a ser un matrimonio de acuerdo a la definición de las Escrituras, la unión de carne con carne debe ser honrosa ante los ojos de Dios y sin mancilla. Si no es honroso, entonces no es matrimonio de acuerdo a la definición. La honra en el versículo tiene que ver con el hombre y la mujer honrando a Dios, y honrandose el uno al otro.

Cuerpo con cuerpo es un matrimonio, pero solo si es honroso a los ojos de Dios. Pero, cuerpo con cuerpo no siempre hace un matrimonio. Dejen explicarles lo que quiero decir.

Si vamos a creer que todo cuerpo con cuerpo es matrimonio, entonces debemos creer que la violación es matrimonio ya que une a dos. Debemos creer que la homosexualidad es matrimonio pues se unen. Debemos creer que la fornicación es matrimonio. Pero el sentido común (y la Biblia) nos dice que no es así. Dios debe tener una parte en el cómo hemos visto en los versículos en Mateo y Marcos. Esto es porque por miles de años las personas han ido a iglesias o a sinagogas para casarse. Lo hacían para unirse en "Matrimonio Santo" delante de Dios, y para honrarle en sus votos. Es allí cuando cuerpo uniendo a cuerpo es hecho honroso.

La Biblia llama a las relaciones sexuales fuera del matrimonio "fornicación" y la Biblia nos manda a huir de aquello (Primera Corintios 6:18).

Hay muchos en este mundo que son fornicarios; han unido sus cuerpos a otros, pero ¿a los ojos de Dios están casados por haberlo hecho? La respuesta es "NO", porque fue hecho deshonrosamente y con mancilla.

Miremos algunos ejemplos de la Biblia que nos muestran que la unión de dos cuerpos no es siempre matrimonio. En Génesis, capitulo 34, leemos acerca de un hombre llamado Sichem quien violó a Dina, la hija de Jacob (Israel). Ahora en el versículo 2 dice: "Y vióla Sichem, hijo de Hamor Heveo, príncipe de aquella tierra, y tomóla, y echóse con ella, y la deshonró." Luego en versículo 4 leemos: "Y habló Sichem á Hamor su padre, diciendo: Tómame por mujer esta moza." Así que, de acuerdo a las Escrituras, ellos no estaban casados. ¿Por qué? Porque ella fue deshonrada. La Biblia dice que después que cuerpo se unió con cuerpo, entonces Sichem quería casarse con ella.

Dina fue "deshonrada" por Sichem cuando la violó. Y por esta razón, ellos no estaban casados. Fue deshonroso a los ojos de Dios.

Hechos homosexuales tampoco significan matrimonio. Miremos los siguientes versículos. Levítico 18:22-25 "No te echarás con varón como con mujer: es abominación. Ni con ningún animal tendrás ayuntamiento amancillándote con él; ni mujer alguna se pondrá delante de animal para ayuntarse con él: es confusión. En ninguna de estas cosas os amancillaréis; porque en todas estas cosas se han ensuciado las gentes que yo echo de delante de vosotros: Y la tierra fué contaminada; y yo visité su maldad sobre ella, y la tierra vomitó sus moradores."

En estos versículos, Dios dice que la homosexualidad es un pecado y es deshonroso para los que participen de el. La bestialidad también es deshonrosa, y Dios dice que estos pecados no tan solo deshonran a los que lo hacen sino también la tierra en que viven.

Así que podemos ver que la homosexualidad y la bestialidad no son matrimonio a los ojos de Dios.

La Biblia también dice que el adulterio no es matrimonio aunque también se unen dos cuerpos. Un buen ejemplo para demostrar esto se encuentra en Lucas 3:19 donde dice: "Entonces Herodes el tetrarca, siendo reprendido por él á causa de Herodías, mujer de Felipe su hermano, y de todas las maldades que había hecho Herodes,".

Encontramos en estos versículos a dos personas juntos llamados Herodes y Herodías. En el contexto del pasaje, Juan el Bautista está predicando en contra de su relación adultera en que vivían juntos.

Seguramente, tenían relaciones sexuales. Si vamos a creer que cada vez que se unen dos cuerpos es matrimonio, entonces debemos creer que Herodes y Herodías estaban casados. Pero, de acuerdo a Juan el Bautista, quien predicó en contra de esta relación adultera, y Dios el Espíritu Santo, quien inspiró las palabras "mujer de Felipe su hermano", esto no era el caso. A los ojos de Dios, Herodías era la esposa de Felipe y no la de Herodes. ¿Por qué? Porque sus cuerpos se habían unido deshonrosamente.

Pero no podemos dejar fuera el versículo en Marcos 6:17 donde leemos que Herodes "la había tomado por mujer". Esto nos muestra que Herodes quería hacer de una situación deshonrosa, una honrosa e intentó hacerlo. Seguramente estaba bajo convicción por la predicación de Juan el Bautista, y quería hacer lo correcto.

Pero de acuerdo a las Escrituras, Dios todavía la llamaba la esposa de Felipe pues era con él quien debería haber estado a los ojos de Dios. La relación de Herodes y Herodías era uno de adulterio. Y la definición de adulterio es: "dos cosas que se unen y que no se pertenecen."

Dios mira si la unión fue hecha honrosamente o deshonrosamente. Si no es correcto, entonces Dios no lo acepta.

Miremos otro caso. En Segundo Samuel 11:1-4, la Biblia dice que David vio a Bathsheba y la codició, luego envió mensajeros a buscarla. En el versículo 4 leemos: ". . . y tomóla: y así que hubo entrado á él, él durmió con ella. Purificóse luego ella de su inmundicia, y se volvió á su casa." Esto fue la unión de dos cuerpos. Pero, miremos lo que dice el Espíritu Santo en el versículo 26: "Y oyendo la mujer de Uría que su marido Uría era muerto, hizo duelo por su marido." Dios dice que Bathsheba todavía era la esposa de Uría, aun después que había unido su cuerpo con la de David. Y, David fue juzgado de acuerdo a Hebreos 13:4. Él tuvo que pagar cuatro veces por haber matado a Uría y haber cometido adulterio (Segundo Samuel 12:9).

Luego, en Segundo Samuel 11:27, leemos estas palabras: "Y pasado el luto, envió David y recogióla á su casa: y fué ella su mujer, y parióle un hijo. Mas esto que David había hecho, fue desagradable á los ojos de Jehová." David y Bathsheba se casaron (unidos ante Dios) después que murió Uría. Pero, su pecado de adulterio antes que se casaron (la deshonra) desagradó a Jehová.

Ahora vemos lo que dice Pablo acerca de la fornicación en Primera Corintios 6:13. " . . . Mas el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor; y el Señor para el cuerpo." Dios no quiere que un hombre y una mujer cometen fornicación. Dios quiere que la unión sea hecha honrosamente.

Dios no tan solo odia el adulterio, sino que también odia la fornicación. Dios no quiere que un hombre une su cuerpo con una ramera. Miremos lo que dice Pablo en los siguientes versículos. Primera Corintios 6:15-18 "¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? ¿Quitaré pues los miembros de Cristo, y los haré miembros de una ramera? Lejos sea. ¿O no sabéis que el que se junta con una ramera, es hecho con ella un cuerpo? porque serán, dice, los dos en una carne. Empero0 el que se junta con el Señor, un espíritu es. Huid la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre hiciere, fuera del cuerpo es; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca."

En estos versículos, Pablo esta haciendo un contraste entre el hombre y una mujer que se unen y los miembros de Cristo y su unión con Dios.

Pablo dice que un hombre que duerme con una ramera es un cuerpo con ella. Eso nos trae a la pregunta: ¿Es posible unir su cuerpo con la de otra persona sin estar casado con el o ella? En este pasaje de las Escrituras, Pablo les pregunta si él debe unirlos a una ramera. Y su respuesta es "de ningún modo". Luego les dice en el versículo 16, que cuando dos se unen son un solo cuerpo.

Pero Pablo no dice que se casaron. ¿Por qué? Porque es fornicación, y esto es el contexto (versículo 13). Pablo esta usando esta ilustración para mostrarles que son uno en Cristo, y no con una ramera. Y él que esta unido a Cristo es un espíritu.

Pero todavía tenemos la pregunta: ¿Es posible que dos sean un cuerpo y no estar casados? Si nos quedamos con la definición del matrimonio en Hebreos 13:4, si es posible. Porque al unir su cuerpo con una ramera es deshonroso y con mancilla y la Biblia dice que el matrimonio es honroso y sin mancilla.

Lo que estoy diciendo es que toda relación sexual une cuerpo con cuerpo. Por lo tanto, pasan a ser uno. Pero, hay dos tipos de uniones – honroso y deshonroso. Si es hecho deshonrosamente, de acuerdo a Hebreos 13:4, no es matrimonio, es fornicación o adulterio.

¿Qué hace que esta unión sea honrosa a los ojos de Dios? La respuesta es simple. Las dos personas deben estar de acuerdo en que se están uniendo de acuerdo a la Palabra de Dios, con el propósito de seguir el plan de Dios para el matrimonio. Eso sería un compromiso que se harían para estar juntos para toda la vida y mantenerse fiel a su pareja.

 

Compromiso versus Pacto

 

Algunos dicen que el matrimonio es solo un compromiso entre dos personas. Pero ¿es así? De acuerdo a la Biblia, es mas que un compromiso, es un pacto.

Primeramente miremos la diferencia entre un pacto y un compromiso. El matrimonio es mucho más que un compromiso, aunque es parte del mismo. Un compromiso es cuando te decides a comprometerte con alguien o algo. Pero, un pacto es cuando juras fidelidad a algo, sin la posibilidad de volver a tras.

Cuando un hombre y una mujer hacen un compromiso, le dicen a la otra persona que están dispuestos de ponerse en una situación de permitir que la otra persona sepa que están a su lado. Pero, un compromiso puede ser roto sin ningún vinculo legal. Sin embargo, un pacto es un poco diferente.

Un pacto es cuando haces un juramento o haces un voto con alguien. Y es obligatorio. En el matrimonio uno hace un voto con su compañero para toda la vida, y a la vez hace un voto delante de Dios. Dios toma muy en serio estos votos aun si los que los hacen no. Veremos mas acerca de este voto en la próxima sección. Ahora miremos lo que dice la Biblia acerca del matrimonio siendo un pacto.

En Ezequiel 16:8, Dios esta hablando al pueblo de Israel sobre el matrimonio. Y dice lo siguiente: "Y pasé yo junto a ti, y te miré, y he aquí que tu tiempo era tiempo de amores; y extendí mi manto sobre ti, y cubrí tu desnudez; y díte juramento, y entré en concierto contigo, dice el Señor Jehová, y fuiste mía:".

Dios dice que extendió su manto sobre ella (esto sería la consumación del matrimonio). Pero, mire el resto del versículo. Dios dice que entró en concierto o pacto con ella también, y un juramento (díte juramento).

Y, cuando este juramento es hecho, entonces ellos son marido y mujer a los ojos de Dios.

Entonces, el matrimonio es cuerpo uniendo a cuerpo, pero debe ser honroso, y para que sea honroso, ambos deben hacer un pacto entre ellos, y jurar permanecer juntos ante Dios. El juramento del matrimonio los une ante Dios, y la consumación hace de los dos un solo cuerpo.

Miremos a María y José, como un ejemplo de esto. En Lucas 1:27 leemos acerca de María como una virgen, quien es "desposada con un varón que se llamaba José,".

La palabra desposada significa prometer en matrimonio, por contrato por escrito, o por algún juramento; prometido en matrimonio. Hay una promesa, y una intención de matrimonio involucrado.

Luego en Lucas 2:5 encontramos al Espíritu Santo llamando a María, la esposa de José. ¿Cómo puede ser esto? ¿Cómo puede Dios llamar a María, la esposa de José?

Si cuerpo sobre cuerpo es todo lo que hace un matrimonio, entonces José tiene que haber tenido relaciones sexuales con María. Pero, sabemos que esto no es así. El no tuvo relaciones sexuales con ella hasta que dio a luz a Jesús. La Biblia es muy clara sobre esto, y lo confirma en Mateo 1:25. Dice "Y no la conoció hasta que parió á su hijo primogénito:".

Entonces, no hubo ninguna consumación aquí, pero Dios les miró como si estuvieran casados. ¿Cómo puede ser esto? Debemos ir a las Escrituras para la respuesta.

Lee conmigo en Mateo 1:18-20. "Y el nacimiento de Jesucristo fué así: Que siendo María su madre desposada con José, antes que se juntasen, se halló haber concebido del Espíritu Santo. Y José su marido, como era justo, y no quisiese infamarla, quiso dejarla secretamente. Y pensando él en esto, he aquí el ángel del Señor le aparece en sueños, diciendo: José, hijo de David, no temas de recibir á María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es."

De acuerdo a estos versículos, María estaba desposada (prometida) con José para ser su esposa. Pero, cuando María quedo embarazada, José penso dejarla, porque pensaba que ella había cometido fornicación con otro hombre. Pero, luego leímos estas palabras: "Y despertando José del sueño, hizo como el ángel del Señor le había mandado, y recibió á su mujer." Mateo 1:24

Entonces el matrimonio no es solamente el aspecto de cuerpo uniéndose con cuerpo. Eso une los cuerpos, pero el pacto los une como un vinculo o una promesa a Dios. Y esto es lo que espera Dios.

Dios estaba mirando el corazón de José y vio que él había decidido permanecer con María pasara lo que pasara, y ante Dios estaban casados cuando José la recibió, con la determinación en su corazón de cuidarla y permanecer con ella hasta la muerte.

Todavía no había cuerpo que se uniera con cuerpo, pero delante de Dios eran marido y mujer. ¿Por qué es esto? Porque ellos tomaron la decisión de permanecer juntos, y esto fue reconocido por Dios. Y Dios mira los motivos por el cual se unen dos personas, si es que se unen para honrarle o si se unen para satisfacer los deseos de la carne. Y este motivo es lo que determina si la consumación es honrosa o deshonrosa.

Debemos darnos cuenta que el matrimonio es mas que solo cuerpo sobre cuerpo. Si, eso es lo que los une físicamente como un cuerpo. Pero, hay otro aspecto también y esta es la razón por la cual se están uniendo. ¿Es para honrar a Dios y consumar su juramento para permanecer juntos para toda la vida, o es para pasarlo bien? El motivo debe ser honrar a Dios. Y esto es lo que Dios espera.

La única manera de entender los ejemplos anteriores, es entender que Dios solo lo considera un matrimonio si los dos se unen ante Él, vinculándose con un pacto o juramento para unirse y permanecer juntos hasta la muerte. Esto es la esencia del matrimonio.

 

El Voto

 

Como hemos aprendido de los párrafos anteriores, el matrimonio es mas que solo el resultado de la unión de dos cuerpos. Tienen que tener la aprobación de Dios y deben honrarlo, y luego viene la unión de cuerpo sobre cuerpo. Si esto no sucede, entonces Dios lo considera fornicación o adulterio.

Luego, hay quienes van al extremo opuesto y dicen que el matrimonio es solo dos personas que se aman que se unen y firman un papel. Pero, esto también deja a Dios fuera.

El matrimonio es mas que solo firmar un papel. Lo llamamos el contrato de matrimonio o licencia de matrimonio. Pero, el matrimonio, como lo hemos visto, es mucho más que eso. Es una unión de dos con Dios por medio de un pacto. Y esta unión se hace por lo que llamamos "Votos Matrimoniales".

Una vez mas, miremos la definición Bíblica del matrimonio. Hebreos 13:4 dice: "Honroso es en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; mas á los fornicarios y á los adúlteros juzgará Dios."

El matrimonio es honroso de acuerdo a la Biblia. Esto significa que hay algo de honor involucrado. Ese honor tiene que ver con honrar a Dios (quien instituyó el matrimonio), y honrarse el uno al otro. Las personas necesitan hacer esto para tener un matrimonio. He visto a muchas personas casarse ante un juez. Pero han dejado fuera la persona más importante – ¡Dios! Él necesita ser honrado en el matrimonio, pues Él es quien lo instituyó.

Ahora miremos otra definición del matrimonio. El diccionario Webster de 1828 define el matrimonio como:

El acto de la unión de un hombre con una mujer para toda la vida; desposorio; la unión legal de un hombre con una mujer para toda la vida. El matrimonio es un contrato civil y religioso, por el cual las dos personas se comprometen para vivir juntos en afecto mutuo y fidelidad, hasta que la muerte los separe. El matrimonio fue instituido por Dios con el propósito de prevenir relaciones sexuales promiscuos, para promover felicidad domestica, y para asegurar la mantención y la educación de niños.

Entonces, de acuerdo a esta definición, el matrimonio es civil y religioso. Debe ser reconocido por Dios, también como el hombre. Si Dios es dejado fuera, y todo lo que tienes es la unión de cuerpos, es fornicación. Y, si el hombre no lo reconoce, entonces habrá promiscuidad e infidelidad. Dios debe ser honrado, y el hombre debe saber que los dos están casados.

Entonces, para tener un matrimonio, las personas involucradas deben honrar a Dios en sus votos, y también el contrato que firman (que por lo general es requerido por ley para probar delante de los hombres que están casados).

El matrimonio es honrar a Dios y a los ojos del hombre decir los votos, y luego la consumación privada de estos votos.

Pero la gente hoy en día no miran al matrimonio de esta forma. El matrimonio es dos personas que se unen ante Dios y hacen un voto para ser fieles el uno al otro y permanecer juntos "mientras que ambos viven".

¡Ah, si solo las personas se casaran de esta forma! En vez de la actitud Bíblica correcta de "A pesar de lo que suceda, me quedaré con esta persona," ellos piensan "Bueno, si esto no resulta, podré encontrar a otra persona." ¡Esto no es correcto! ¡Esto no es Bíblico! ¡Esto no es matrimonio! ¡No es nada mas que egoísmo! Y una persona con esa actitud no quedará casado por mucho tiempo, y quebrantará su voto con su pareja y con Dios. Blasfemarán la Palabra de Dios, y el plan de Dios para el matrimonio.

Debemos entender que el matrimonio es un pacto entre el uno y el otro. Y este pacto consiste en hacer un voto con tu pareja y con Dios que tú te quedarás con esa persona hasta que la muerte los separe. Y Dios toma estos votos muy en serio.

Fíjense en lo que Dios dice en Números 30:3, "Cuando alguno hiciere voto á Jehová, ó hiciere juramento ligando su alma con obligación, no violará su palabra; hará conforme á todo lo que salió de su boca."

Dios cree que un voto es una cosa importante que se debe cumplir. Él aun dice en este versículo que liga su alma. Y esto lo vincula con su voto.

Dios también dice que es un pecado no cumplir con un voto. Miremos Deuteronomio 23:21. Dice, "Cuando prometieres voto á Jehová tu Dios, no tardarás en pagarlo; porque ciertamente lo demandará Jehová tu Dios de ti, y habría en ti pecado." ¡La Biblia dice que es un pecado ante Dios quebrar tus votos matrimoniales!

Miremos también Eclesiastés 5:4. Dice, "Cuando á Dios hicieres promesa, no tardes en pagarla; porque no se agrada de los insensatos. Paga lo que prometieres." En este versículo, Dios le llama a alguien que no cumple su promesa "insensato".

Dios es dogmático acerca de cumplir tus votos, y el matrimonio es un voto entre dos personas quienes se prometan y le prometan a Dios que permanecerán juntos. Eclesiastés 5:5 dice, "Mejor es que no prometas, que no que prometas y no pagues."

La Biblia es muy claro en este asunto. El matrimonio es un hombre y una mujer que vienen juntos ante Dios y hacen un voto para permanecer juntos como un cuerpo. Ellos deben vivir de acuerdo a este voto y continuar juntos a través de sus vidas como marido y mujer.

¡Dios odia el divorcio! Él odia cuando una persona no cumple sus votos. Él lo llama pecado, y la persona que lo hace lo llama insensato (Eclesiastés 5:4). La intención de Dios era (y todavía es) para dos personas casarse y permanecer juntos para toda la vida.

Cualquiera que se casa y luego se divorcia de su pareja a ido en contra de la Palabra de Dios y su propio voto. Y de acuerdo a la Biblia, él es un quebrador de promesas, un mentiroso, y un deshonroso ante los ojos de un Dios Santo.

Una persona es solo tan bueno como su palabra. Y es mejor que una persona no haga un voto o juramento con alguien, a que jure y luego no cumple.

Gracias a Dios que cuando Dios jura algo o hace un voto, es seguro que Él cumplirá con aquello. Podemos confiar completamente en Él y sus preciosas promesas. Pero, ¿cómo puede una persona confiar en su esposo o esposa si no pone la Palabra de Dios primero en su vida?

Debemos darnos cuenta que para que funcione un matrimonio y mantenerlo alejado del pecado (divorcio), debemos obedecer las reglas y directrices de la Palabra de Dios para tener un matrimonio exitoso. Entonces y solo entonces entenderemos el matrimonio y ser capaces de honrar a Dios.

 

Capitulo 3

Porque fue instituido el matrimonio

 

La Biblia es muy clara sobre el origen del matrimonio. Tuvo so principio en el Huerto de Edén, y fue establecido para honrar a Dios. Comenzó en el principio con Adam y Eva. Fue entre un hombre y una mujer, y era para toda la vida. Pero, la pregunta es, ¿Por qué lo instituyó Dios? Hay varias respuestas a esta pregunta. Y me gustaría estudiar varias de ellas.

 

Para compañerismo

Primeramente, el matrimonio fue establecido para que el hombre tuviera compañerismo con su esposa. Adam tenía una relación espiritual con Dios en el Huerto de Edén. Pero, él no tenía a nadie como él, quien pudiera ser su amigo. Él quería a alguien que estuviera con él, alguien con quien hacer cosas. Alguien con quien podía disfrutar de su compañía.

Es un hecho conocido que todas las personas necesitan amor. Y, un hombre necesita amor tanto como una mujer (sino más). Una persona que es solitaria generalmente termina con depresión, desanimo, o angustia. Todos necesitan a alguien con quien tener compañerismo y con quien conversar. Y esta es una razón por la cual Dios hizo a la mujer para el hombre.

Él necesitaba compañerismo físico con su compañera como también compañerismo espiritual con Dios.

 

Para fruto

 

Dios hizo a la mujer para el hombre para ayudarlo a comenzar una familia. Y la mujer puede darle hijos al hombre. Ella fue hecha con la habilidad de traer vida a este mundo. Es la semilla del hombre, y su hijo, pero es la sangre, sudor y lagrimas de la mujer que cuida a ese niño mientras va hacía la madurez adulta. Ella lo cuida y lo ama. Ella lo alimenta, y lo enseña a madurar. Ella lo cría con ternura y amor. Sí, no hay nada en el mundo como el amor de una madre, (excepto por el amor de Dios el Padre).

Cuando se toca el tema de los niños en la relación matrimonial, el hombre y la mujer tiene responsabilidades. Ellos necesitan ser de igual parecer y criar al niño para la gloria de Dios, y enseñarle lo que es el matrimonio. De otro modo, la institución del matrimonio se quebrará al pasar el tiempo y la sociedad se derrumbará. Una nación nunca podrá ser mejor que los hogares en esa nación y una iglesia solo será tan espiritual como las familias en esa asamblea local.

El tener hijos y el criar hijos debe ser mirado como una responsabilidad impresionante. Estos niños benditos que un esposo y una esposa producen son el fruto de su amor y son un regalo de Dios. Es el deseo de Dios para el esposo y la esposa que no solo produscan este fruto sino que también enseñen a ese niño, y lo instruyan en la Palabra de Dios para ayudarlo a crecer espiritualmente.

Una vez mas leemos el mandamiento que Dios dio a Adán y a Eva en Génesis 1:28, "Y los bendijo Dios; y dijóles Dios: Fructificad y multiplicad, y henchid la tierra,".

Dios definitivamente dio la institución del matrimonio para producir niños que podrían ser cuidados y protegidos por sus padres. Nadie amará, protegerá y cuidará a ese niño mejor que sus padres.

De acuerdo al plan de Dios, el niño debería ser criado en disciplina y amonestación del Señor. Y debe ser instruido por sus padres sobre como pueden ellos tener un buen matrimonio.

 

Para fidelidad

La ultima razón y probablemente la más grande por la cual Dios instituyó el matrimonio es para que un hombre y una mujer podían serse fieles y permanecer unidos. Evitar que sean como los animales teniendo diferentes parejas. Para enseñarles como amarse y serse fieles.

Si no hubiera matrimonio, entonces la promiscuidad correría desenfrenadamente y las enfermedades transmitidas sexualmente serían muy comunes. Pero la fidelidad impide que esto suceda. Si no hubiera matrimonio entonces habrían muchos hijos ilegítimos y la sociedad se derrumbaría porque la unidad familiar dejaría de existir. Dios en su sabiduría infinita quería impedir que esto sucediera.

En Primera Corintios 7:2 leemos, "Mas á causa de las fornicaciones, cada uno tenga su mujer, y cada una tenga su marido."

Dios estableció el matrimonio para evitar la fornicación. Dios inculcó en todos un manejo sexual para asegurar la preservación de la especie. Y este deseo sexual, dado por Dios, para el sexo opuesto fue pretendido para ser satisfecho, pero no en fornicación. Él quería que fuera hecho decentemente y honrosamente entre dos personas que se amaban y que se habían prometido fidelidad. Fíjese nuevamente en la definición del matrimonio en Hebreos 13:4, "Honroso es en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; mas á los fornicarios y á los adúlteros juzgará Dios."

Dios dice que en el matrimonio el lecho es sin mancilla. Es honroso para que un esposo y su esposa satisfagan sus necesidades sexualmente. Y Dios es inflexible en que este deseo sea satisfecho de la forma correcta. En Primera Corintios 7:9, Dios dice "que mejor es casarse que quemarse." Esto se refiere a quemarse en su lujuria. Una razón por la que Dios instituyó el matrimonio es para que un hombre y una mujer pudieran casarse y tener un compañero y así satisfacer sus necesidades y para evitar la tentación de la carne para fornicar con muchos compañeros diferentes. Dios quiere que tengan solo uno. Mas que uno es deshonroso y lleva a la fornicación.

La Biblia dice que la cama matrimonial entre un hombre y una mujer es honrosa y sin mancilla, pero la cama de una ramera o la cama de fornicación no lo es. Miremos algunos ejemplos de esto. Un buen lugar para estudiar el matrimonio es Deuteronomio 22:22-29. Pero miremos primeramente el versículo 22, "Cuando se sorprendiere alguno echado con mujer casada con marido, entrambos morirán, el hombre que se acostó con la mujer, y la mujer: así quitarás el mal de Israel."

Esto, por supuesto, sería adulterio del que se habla en Hebreos 13:4, y el juicio de Dios en el Antiguo Testamento para aquellos encontrados culpables era que fueran apedreados. (¡Si practicáramos esto hoy en día, habría mucho menos casos de adulterio!)

Luego en Deuteronomio 22:23-24 vemos casi lo mismo, pero también aprendemos algo interesante. Mire estos versículos cuidadosamente. "Cuando fuere moza virgen desposada con alguno, y alguno la hallare en la ciudad, y se echare con ella; Entonces los sacareis á ambos á la puerta de aquella ciudad, y los apedreareis con piedras, y morirán; la moza porque no dio voces en la ciudad, y el hombre porque humilló á la mujer de su prójimo; así quitarás el mal de en medio de ti."

Estos versículos nuevamente nos hablan acerca del adulterio, pero nos muestran algo importante. Dios habla acerca del desposamiento de un hombre y una mujer. Desposar significa hacer contrato con alguien, en orden a un matrimonio futuro, prometer o jurar ser el futuro cónyuge de otro. Es una promesa. Y Dios llama a la mujer que es desposada con un hombre "su marido" y Él la llama su "mujer". Así que Dios ve la promesa (no solo los votos) como un vinculo aun antes que los cuerpos del esposo y la esposa se unen. Y si ella se une a otro hombre mientras esta desposada con un hombre, entonces ante Dios es adulterio.

Esto nos muestra que una vez más Dios esta mirando el corazón del hombre y si su intención es cumplir con su promesa y honrar a Dios cumpliendo los votos que va a hacer. Dios está mirando para ver si él es honrado en la unión para que sea matrimonio.

Mire estos dos versículos en Deuteronomio 22:28 y 29, "Cuando alguno hallare moza virgen, que no fuere desposada, y la tomare y se echare con ella, y fueren hallados; Entonces el hombre que se echó con ella dará al padre de la moza cincuenta piezas de plata, y ella será su mujer, por cuanto la humilló: no la podrá despedir en todos sus días."

Solo porque el hombre en este pasaje unió su cuerpo con la de la mujer no significa que el se casó con ella. El se aprovechó de ella, la humilló, y la profanó dice la Biblia. Pero el no se casó con ella.

Pero, si él vuelve y le da dinero a su padre entonces se casarán. ¿Por qué? Porque él le muestra a Dios que él quiere y esta dispuesto a cuidarla. Y de acuerdo a la ley, el dinero es su promesa de cumplirlo y permanecerá con ella hasta la muerte y "no la podrá despedir en todos sus días". Para Dios, esto es la cosa honrosa que uno debe hacer.

En Exodo 22:16 y 17 vemos casi el mismo escenario: "Y si alguno engañare á alguna doncella que no fuere desposada, y durmiere con ella, deberá dotarla y tomarla por mujer. Si su padre no quisiere dársela, él le pesará plata conforme a la dote de las vírgenes."

El hombre en este versículo ha dormido con una mujer, y Dios dice que debe "dotarla y tomarla por mujer". La palabra dotarla significa señalar dote a la mujer que va a contraer matrimonio. Él debe casarse con ella pues la profano. Para hacer esto él debe pagar un dote a su padre. Debe costarle algo por su pecado de fornicación. Él debe permanecer con esta mujer y hacer un voto de nunca despedirla (Deuteronomio 22:29).

Entonces, para terminar este capitulo, déjame volver a decir que Dios estableció la institución del matrimonio para varias razones. Fue para que un hombre y una mujer pudieran tener compañerismo físicamente y con Dios espiritualmente (y un cordón de tres dobleces no se rompe pronto – Eclesiastés 4:12). También fue instituido para producir fruto y establecer una unidad familiar para que no se derrumbara la sociedad.

Pero lo más importante, el matrimonio fue establecido para evitar que hombres y mujeres cometan fornicación y tener sexo promiscuo antes o después del matrimonio. Esto lleva a enfermedades, corazones quebrados, homicidios y homosexualidad. ¡De estas cosas no se agrada Dios, mas bien le deshonran!

Capitulo 4

El orden del matrimonio

 

Como ya hemos visto, Dios hizo al hombre primero. Luego, creó a la mujer. La mujer fue creada para ayudar al hombre. Así que, obviamente, el hombre estaba ocupado haciendo algunas cosas.

Génesis 2:20 dice lo siguiente: "Y puso Adam nombres á toda bestia y ave de los cielos y á todo animal del campo: mas para Adam no halló ayuda que estuviese idónea para él."

Mientras Adam estaba ocupado nombrando los animales, Dios vio su necesidad de una ayuda idónea. Adam tiene que haber visto que todo los animales tenían otro igual que ellos. Adam tiene que haber pensado, "¿Dónde esta el mío?" "¿Dónde esta la hembra de mi especie?"

Entonces, Dios le hizo una mujer.

En Génesis 2:15, vemos otro de los deberes de Adam. "Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y le puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase."

El trabajo de Adam era cuidar el huerto. Pero, ¿qué tan difícil era eso? Todo lo que tenía que hacer era recoger fruta y comerla. Adam lo tenía muy fácil. Realmente no tenía mucho que hacer. Él tenia dominio sobre los peces, las aves y el ganado de acuerdo a Génesis 1:26. Pero, que más tenía que hacer excepto nombrarlos, y él hizo esto en versículo 20. Así que los deberes de Adam tienen que haber sido bastante fáciles y él los podía hacer solo. Pero, Dios todavía dijo que él necesitaba una ayuda idónea. ¿Por qué es esto? Como ya hemos establecido, no era para sus necesidades espirituales. Él ya tenía una relación espiritual con Dios. Él caminaba y conversaba todos los días con Dios. Él tenía compañerismo con Dios. Y no había ningún pecado entre ellos.

Así que Dios creó a Eva para satisfacer las necesidades físicas del hombre. Ella estaba para satisfacer sus deseos físicos y ayudarlo mientras él vivía para Dios.

Ella era para ser una ayuda idónea para él, no un estorbo. Adam no necesitaba un jefe que le dijera lo que hacer. Él necesitaba alguien que dispuestamente rindiera su voluntad a la de él, y que estuviera allí para él, y que lo ayudara satisfacer sus necesidades físicas. Y esta es la razón por la cual hizo Dios el matrimonio.

En la institución del matrimonio, Dios hizo las reglas, y también establece un sistema de autoridad. El orden de Dios para el matrimonio es el siguiente. El hombre es la cabeza, la mujer es la ayuda idónea, y los niños son la esperanza. Ahora, estudiemos cada una de estas.

 

El hombre es la cabeza

En Efesios 5:23, en el contexto del matrimonio, leemos, "Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia . . ."

Nuevamente Pablo repite esto en Primera Corintios 11:3. Él dice, "Mas quiero que sepáis, que Cristo es la cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer; y Dios la cabeza de Cristo."

Entonces el orden que Dios ha establecido es Dios primero, luego Cristo, luego el hombre y luego la mujer. Dios es la cabeza máxima de acuerdo a las escrituras. Lee conmigo en Primero de Crónicas 29:11, "Tuya es, oh Jehová, la magnificencia, y el poder, y la gloria, la victoria, y el honor; porque todas las cosas que están en los cielos y en la tierra son tuyas. Tuyo, oh Jehová, es el reino, y la altura sobre todos los que están por cabeza."

Dios es la cabeza de todo. Y fue Dios quien instituyó el matrimonio. Así que debemos escucharle a Él y lo que él dice si queremos honrarle. La única forma de hacer esto en la relación matrimonial es que el hombre sea la cabeza de la mujer como Cristo es la cabeza de la iglesia.

Entonces, en la relación matrimonial, Cristo es la cabeza del hombre y el hombre es la cabeza de la mujer. La Biblia dice que ella debe estar en sumisión a él y bajo sumisión igual como el hombre es a Cristo.

En Génesis 3:16 leemos, "A la mujer dijo: Multiplicaré en gran manera tus dolores y tus preñeces; con dolor parirás los hijos; y á tu marido será tu deseo, y él se enseñoreará de ti."

¿Por qué haría Dios esto? La respuesta se encuentra en el versículo 13 de Génesis 3. "Entonces Jehová Dios dijo á la mujer: ¿Qué es lo que has hecho? Y dijo la mujer: La serpiente me engañó, y comí."

Eva fue engañada por el diablo y pecó al comer de la fruta. Por esto, el castigo de Dios era que iba a tener dolor al dar a luz, y el hombre se enseñorearía de ella. Él reinaría sobre ella y la protegería del pecado y del engaño. Esta es la razón por la cual Dios hizo al hombre la cabeza de la mujer. Si la mujer no tiene cabeza sobre ella, entonces esta abierta para el ataque de Satanás y el engaño. Ella necesita una cabeza, alguien quien la protege de la astucia del diablo. Y Dios pone el hombre para cumplir con esto.

Pablo ratifica esto en Primera Timoteo 2:14 y 15. "Y Adam no fué engañado, sino la mujer, siendo seducida, vino á ser envuelta en transgresión. Empero se salvará engendrando hijos, si permaneciere en la fe y caridad y santidad, con modestia."

La mujer se salvará engendrando hijos (no tendrá tanto dolor) si ella dispuestamente se somete a la autoridad de su marido como su cabeza. Y el hombre es la autoridad sobre ella de acuerdo a la Biblia.

Es verdad que algunos hombres son un tipo horrible de Cristo, y pueden no estar en sumisión a Cristo pero la Biblia dice que la mujer debe estar en sumisión, no solo al hombre sino también a su ofició como la cabeza de la familia.

Tenemos jueces corruptos en la tierra hoy en día. Pero cuando nos acercamos a un juez en la corte, debemos dirigirnos a él como "Su Señoría". ¿Por qué es esto? Porque estamos mostrando reverencia a su posición. El juez puede ser un mentiroso, ladrón y engañador. Pero igual debemos honrar su posición. Es lo mismo en el matrimonio con la cabeza del hombre. La mujer debe honrar la posición en la que está el hombre. La mujer debe acordarse de esto porque la ayudará en su rol para el cual Dios le ha creado.

 

La mujer es la ayuda idónea

 

Como ya hemos visto, la mujer fue creada para ser una ayuda idónea para su marido. Pero la mayoría de las mujeres sienten que son degradadas o que están perdiendo su vida si se someten a la autoridad de un hombre. Ellas creen que pueden hacer todo lo que hace un hombre y que deben tener una oportunidad. Ellas van a la universidad, tienen una carrera y un trabajo y viven sus vidas para ellas mismas. Y al hacer esto van en contra del propósito de Dios para sus vidas. Pierden las bendiciones de ser madre y esposa. Una mujer solo puede ser completamente feliz al estar ayudando al hombre. Al saber que lo está cuidando, ella sabe que es necesitada. Y al ayudarlo ella es realizada sabiendo que está obedeciendo a Dios.

Al seguir la Palabra de Dios, y estar en sumisión al hombre y ayudarlo, la mujer no solo será una bendición a su marido sino que también estará dando honor a Dios. Pero, al rechazar el sistema de autoridad establecido por Dios, ella vivirá su vida solo para agradarse. Y si ella se casa, lo hará por motivos egoístas y el matrimonio sufrirá a causa de esto.

Así que mujeres, sigan la Palabra de Dios y serán realizadas. Pero si rechazan la Palabra de Dios y viven sus vidas, serán miserables, en la vida y en el juicio.

Tres buenos ejemplos de mujeres piadosas en la Biblia son Rebeca, Ruth y Esther.

Cuando el criado de Abraham (Eliezer) se acerco a Rebeca, la Biblia dice en Génesis 24:20 que ella corrió a buscar agua para él y sus camellos. Esta es una buena mujer ante Dios porque es trabajadora y una ayuda para el hombre. Ella también quería casarse y ser una esposa. Cuando el criado le pide ir y casarse con Isaac, ella dice en Génesis 24:58, ", iré". Aquí no hay ninguna mujer moderna, liberada y egoísta. Era una buena mujer ante Dios porque ella quería realizar el propósito de su vida por el cual Dios la había creado.

Ruth también es una gran mujer en la Palabra de Dios, y la única mujer en toda la Biblia a la cual Dios llama virtuosa. Ella también es trabajadora y es obediente. En Ruth 3:5, leemos que Ruth le dice a su suegra, "Y le respondió: Haré todo lo que tú me mandares." Esto muestra su espíritu quieto y dócil.

Luego, si lees mas abajo en Ruth capitulo tres, ella le pide a Booz que la redima para que pueda ser su esposa. Ella también esta dispuesta a ser lo que debe ser una mujer de acuerdo al plan de Dios, y ser una ayuda idónea al hombre.

Ahora, miremos a Esther. Ella es una mujer maravillosa y fue usada por Dios para salvar a su pueblo de la destrucción. Pero, ella no lo hizo con su propio poder. Ella lo hizo por su obediencia a su marido y con su espíritu quieto y dócil. Ella era una gran mujer en contraste con Vasti, en Esther capitulo uno, quien fue rebelde y desobediente a las ordenes del Rey.

La Biblia enseña claramente que Dios creó a la mujer para ser una ayuda idónea para el hombre. Fue creada para ese propósito. Pero demasiadas mujeres hoy en día no piensan de esta manera. Estando casada, es un impedimento para su cónyuge, y su único deseo es hacer su voluntad, y cumplir con su agenda. Estas mujeres no están siguiendo la Palabra de Dios y no están cumpliendo el propósito por el cual las creó Dios. Ellas necesitan leer la Biblia y encontrar algunas mujeres piadosas y tratar de seguir sus ejemplos. Si no, serán engañadas por Satanás igual como Eva.

El movimiento moderno feminista de nuestro día ha destruido la institución del matrimonio, también lo que significa ser mujer. Ellos enseñan que una mujer es su propia persona y que no debe estar bajo ninguna autoridad. Ella debe tener el control de su vida, y vivir para ella misma. Pero esto va en contra del propósito por el cual ella fue creada.

Además, degradan al hombre, y predican que son animales que persiguen una sola cosa – el sexo. Esto crea odio y desprecio hacía el hombre y debido a esto, la mujer ve al hombre como alguien con quien tiene que competir. Entonces llega a ser una competencia donde la mujer compite con el hombre para intentar de probar que ella es tan buena como él, sino mejor que él. Ella quiere saber que puede hacer lo mismo que él, o aun más que él. Esta mentalidad no solo mata al matrimonio sino que también hace que las mujeres no desean casarse en primer lugar.

De las escrituras podemos ver que este movimiento feminista es solo una mentira del diablo. Incluso, él comenzó esta mentira con Eva. La primera cosa que dijo Satanás fue, "¿Conque Dios os ha dicho?". El diablo quiere socavar todo lo que Dios ha establecido. Y Dios estableció el matrimonio en el orden en el cual hemos visto. El hombre es la cabeza, y la mujer es la ayuda idónea. Este es el diseño de Dios y es la única forma en que va a funcionar el matrimonio. Si, Satanás puede hacer que la mujer no sea lo que debe ser (una ayuda idónea), él puede destruir la familia, y la relación matrimonial. Y esto es exactamente lo que ha hecho hoy en día.

Satanás se acerca a Eva en el Huerto y le pregunta que es lo que ha dicho Dios. Ella responde correctamente que no deben comer de la fruta del árbol que está en medio del huerto, solo agrega "ni le tocaréis". ¡Dios nunca dijo eso! Le dijo a Adán y a Eva que no comieran del árbol pero nunca dijo que no lo tocaran. Esto nos muestra que Eva tuvo que haber pensado en tocarlo y es la razón por el cual agregó a la Palabra de Dios. Eva fue la primera que corrigió la Biblia. Ella agrega a las palabras de Dios y esto es lo que hace el movimiento feminista hoy en día.

Miremos ahora, como Satanás engaña a Eva. El diablo hace pensar a Eva que ella esta perdiendo algo maravilloso que ella se merece. Él apeló a que ella necesitaba sabiduría (el deseo de hacerse sabio) y experiencia. Y esta es la misma mentira del diablo para las mujeres a través del movimiento feminista. Ellos enseñan que la mujer necesita educación (sabiduría) y experiencia. Y el casarse solo les impedirá obtener estas cosas. ¿Por qué debe querer casarse una mujer? Ella tiene muchas cosas que hacer con su vida y necesita hacerlas. Ella debe tener un trabajo, y trabajar duro para competir con el hombre y tratar de ganarlo.

Pero, de acuerdo a la Biblia, esto es un impedimento al matrimonio, y una mujer que sigue esta corriente también será un impedimento para el crecimiento de sus hijos. Esto nos trae al siguiente tema.

 

Los niños son la esperanza

 

Finalmente, debemos darnos cuenta que los niños son la esperanza de la relación matrimonial, y debemos enseñarles como tener un matrimonio bueno y fuerte cuando ellos crezcan.

Los niños son la única esperanza que nosotros como Cristianos tenemos. Si fallamos en criar a nuestros niños para Dios entonces irán al mundo para su doctrina y enseñanza en el tema del matrimonio. El mundo rechaza a Dios y sus enseñanzas. Por esta misma razón la sociedad, los valores y el matrimonio están siendo destrozados en nuestro país y en el mundo hoy. Como ya hemos establecido, es el plan del Diablo destruir todo lo que establece Dios.

La Biblia nos muestra claramente que el mundo quiere a nuestros hijos. El gobierno ha establecido un sistema de colegios públicos para indoctrinar a nuestros hijos con mentiras. Ellos han quitado la Biblia, los diez mandamientos y la oración de nuestras escuelas. Ellos los han enseñando que no son mas que animales, y debido a esto, ellos terminan viviendo como tales. Y a medida que los niños siguen el camino del mundo, también se destruye la institución de Dios del matrimonio.

La Biblia claramente nos muestra que el diablo quiere a nuestros niños. En Exodo 10:10 y 11, Faraón, rey de Egipto (un tipo del diablo), le dice a Moisés que deja salir a los hombres de Israel pero que no lleven a los niños. Él quería que se quedaran con él para así criarlos en los caminos de los Egipcios. Él quiere que dejemos a nuestros niños en Egipto (un tipo del mundo), para que el diablo los pueda criar. ¡Pero déjeme decirte que si tú mandas a tus hijos a un colegio Egipcio (mundo), entonces volverán con la forma de vivir de los Egipcios (mundanos)!

Siempre ha sido y siempre será el plan del diablo para intentar tener a los niños. Y una familia Cristiana tiene una responsabilidad impresionante en criar ese niño para Dios. Él es la única esperanza que tiene el Cristianismo.

Proverbios 22:6 dice, "Instruye el niño en su carrera: Aun cuando fuere viejo no se apartará de ella." La palabra "instruye" significa que para instruir a alguien tienes que hacerlo tú mismo.

Dios sabe que necesitamos mas matrimonios Cristianos que honren a la institución del matrimonio de Dios y que muestren a sus hijos como es vivir para Dios, y permanecer juntos. El divorcio en los padres, llevará al divorcio en los niños. Los niños aprenden por ejemplos. Necesitamos vivir para Dios y vivir nuestras vidas de acuerdo a la Palabra de Dios y enseñar a nuestros niños que deben hacer lo mismo. Si nuestro matrimonio sale mal entonces los niños saldrán mal también. Si los niños salen mal entonces la nación también saldrá mal.

Capitulo 5

El Matrimonio:

un tipo de Cristo y la Iglesia

 

El problema más grande que existe con los matrimonios hoy, es que no se dan cuenta que el matrimonio es un tipo de Cristo y la iglesia. Como ya hemos visto, Dios instituyo la relación matrimonial por muchas razones.

La Biblia dice que cuando una persona acepta a Cristo como su Salvador, ellos nacen de nuevo y que son parte de la novia de Cristo (Apocalipsis 21:2, 9, y 17) la cual las Escrituras llama la iglesia (Colosenses 1:18 y 24). Pablo dice esto a la iglesia en Segunda Corintios 11:2, "Pues que os celo con celo de Dios; pues os he desposado á un marido, para presentaros como una virgen pura á Cristo."

Cristo es nuestro esposo desposado. Él es nuestro novio. Y nosotros, la iglesia (todos los creyentes nacidos de nuevo), nos casaremos con Él algún día en el matrimonio del Cordero.

Pero a los ojos de Dios ya le pertenecemos. Ya estamos casados. Porque somos una sola carne (Colosenses 1:24). ¡Nosotros como creyentes ya somos parte del cuerpo de Cristo (Primera Corintios 12:27)!

Para ver y entender como esto se aplica al matrimonio, debemos mirar un capitulo especifico sobre el tema. Este es Efesios capitulo 5. Los versículos 22 al 33 dicen lo siguiente:

 

(22)"Las casadas estén sujetas á sus propios maridos, como al Señor. (23) Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia; y él es el que da la salud al cuerpo. (24) Así que, como la iglesia está sujeta á Cristo, así también las casadas lo estén á sus maridos en todo. (25) Maridos, amad á vuestras mujeres, así como Cristo amó a la Iglesia, y se entregó á sí mismo por ella, (26) para santificarla, limpiándola en el lavacro del agua por la palabra, (27) para presentársela gloriosa para sí, una iglesia que no tuviese mancha ni arruga, ni cosa semejante; sino que fuese santa y sin mancha. (28) Así también los maridos deben amar á sus mujeres como á sus mismos cuerpos. El que ama á su mujer, á sí mismo se ama. (29) Porque ninguno aborreció jamás á su propia carne, antes la sustenta y regala, como también Cristo á la iglesia; (30) porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos. (31) Por esto dejará el hombre á su padre y á su madre, y se allegará á su mujer y serán dos en una carne. (32) Este misterio grande es: mas yo digo esto respecto á Cristo y á la iglesia. (33) Cada uno empero de vosotros de por sí, ame también á su mujer como á sí mismo; y la mujer reverncie á su marido."

 

Podemos aprender mucho sobre el matrimonio de estos versículos. De inmediato vemos que Dios exige la obediencia. El primer versículo dice que una mujer debe estar sujeta (obediente) a su marido. Nuevamente dice esto en el versículo 24 y añada "en todo". Recuerde que el hombre en la relación matrimonial es un tipo de Cristo, y la mujer un tipo de la iglesia, o los creyentes. Dios exige la obediencia a su novia la iglesia.

Dios quiere que le obedezcamos en todo. Hay una razón para esto. Dios quiere que las personas sigan Sus reglas para tener un buen matrimonio. Pero si hacemos nuestras propias reglas, entonces no le estamos obedeciendo a Dios y ese matrimonio se va a romper. Debemos seguir a Dios y su camino completamente y "en todo" para ser mejores creyentes. ¿Cuál es el camino de Dios?

Pues, en la institución del matrimonio, Dios estableció una jerarquía con el hombre a cargo como líder, la mujer en sumisión a él y los niños bajo los dos. En otras palabras, como hemos visto en el capitulo anterior, el hombre es la cabeza (versículo 23), la mujer es la ayuda idónea (Génesis 2:18) y los niños son la esperanza. Esto es el plan de Dios. Siempre ha sido y siempre lo será. Dios quiere que sigamos Sus reglas y no solo porque es lo correcto, sino también para mostrar el tipo de Cristo y la iglesia.

Ahora, miremos algunos versículos. En Génesis, el primer libro de la Biblia, Dios dice lo siguiente en el capitulo 3 versículo 16, "A la mujer dijo: Multiplicaré en gran manera tus dolores y tus preñeces; con dolor parirás los hijos; y á tu marido será tu deseo, y él se enseñoreará de ti."

Aquí Dios dice que el hombre debe ser el que gobierna su familia. ¿Por qué? Porque Cristo es el que gobierna Su iglesia. Así de simple. ¿Quiere Jesús que Su iglesia le diga lo que tiene que hacer? ¿Le pide Cristo consejo a su novia? No. Él es el que gobierna y es Rey y debe estar a cargo. Lo que Él dice se hace. Y como un buen Cristiano, tú debes obedecerle.

Fíjese que Dios, en estos versículos, habla primeramente a la mujer. Y en cada caso en las Epístolas de Pablo, cuando él habla sobre el hogar, la primera amonestación es siempre para la mujer (Ver también Colosenses 3:18; Primera Pedro 3:1). Hay una razón para esto. La Biblia dice en Primera Timoteo 2:14, "y Adam no fué engañado, sino la mujer, siendo seducida, vino a ser envuelta en transgresión."

Cuando Dios hizo a los seres humanos, hizo primero al hombre y luego a la mujer. Ella fue creada segunda. Ella fue una creación secundaría. Eso no la degrada en ninguna manera. Pero si muestra que ella no es igual al hombre. Incluso, la Biblia dice que la mujer es un "vaso más frágil" en Primera Pedro 3:7. No dice que es frágil. Solo dice que en comparación con el hombre, la mujer es un vaso más frágil.

Lo es por varias razones. Primero: ella es más frágil físicamente. Su cuerpo es diferente al del hombre. Un hombre esta echo para hacer trabajos forzados. Pero, el cuerpo de la mujer no es tan fuerte como del hombre. Ella es más delicada y no tiene tanta fuerza como la de un hombre.

En segundo lugar: la mujer es más frágil que un hombre emocionalmente. Cuando Dios hizo al hombre, Él lo hizo a Su imagen. Y si lees tu Biblia verás que Dios es compasivo, pero firme. Es amor, pero inmovible en la verdad. Para Dios, es bueno o malo, arriba o abajo, derecha o izquierda, negro o blanco. Dios juzga de acuerdo a los hechos y no de acuerdo a sentimientos. Él no permite que sus emociones cambien Sus decisiones. Y es así como Dios hizo al hombre.

Pero la mujer es muy diferente. Ella es guiada por sus emociones. Ella decide lo que quiere hacer por como se siente. Su estado de animo determina su reacción en algo. Ella es emocional, y a veces eso la hace irracional. Ella necesita un hombre para estar a lado de ella, para cuidarla, y calmarla en tiempo de angustia y desanimo. Ella necesita su consuelo en desesperación también como sus palabras alentadoras y cariñosas para hacerla sentir querida. Ella necesita que el hombre haga las decisiones por ella basado en lo que es correcto y no en lo que se sienta bien.

Finalmente: la mujer es un vaso más frágil porque la Biblia dice en Primera Timoteo 2:14 que ella es fácilmente engañada. Cuando el diablo vino a tentar, robar y destruir en el huerto, él vino a Eva. ¿Por qué? Porque él vio que ella se guiaba por sus emociones, y no por los hechos. Y, si él podía hacerla sentirse bien, o presentarle algo que la haría sentirse bien, entonces él podía hacerla pecar. Y esto fue exactamente lo que él hizo.

Tenemos un dicho en América que dice algo así: "Los hombres se enamoran con lo que ven y las mujeres se enamoran con lo que escuchan." Esto es verdad. Una mujer es persuadida por lo que escucha. El diablo sabía esto y uso palabras encantadoras para engañar a Eva.

Por esta misma razón, Dios dice que la mujer debe estar en obediencia al hombre. Porque sola, puede ser fácilmente engañada. Ella necesita un protector, una cabeza, alguien que la ama y la quiere mantener alejada del pecado.

Ahora, antes que te enojes, déjame decirte que todo lo que he dicho recién no es solo verdad del hombre y la mujer pero también es verdad acerca de Cristo y la iglesia. Necesitamos a Cristo como nuestra cabeza (Efesios 5:23), para mantenernos alejados del engaño, el pecado, y el dolor. Necesitamos Sus palabras de consuelo para sanarnos y ayudarnos en nuestros valles y en nuestras enfermedades. Somos el vaso más frágil, y necesitamos un protector, gobernador, proveedor. Somos una gente muy necesitada y somos fácilmente engañados por nuestras emociones y necesitamos que Dios nos muestre la verdad de Su Palabra. Necesitamos obedecerle y al hacer esto, Él nos libra del engaño del diablo.

Espero que ahora puedes ver que en el plan de Dios para el matrimonio, la mujer debe obedecer a su marido como los creyentes deben obedecer a Dios. Al hacer esto, ella cumple con el tipo de Cristo y la iglesia. Pero, si ella no obedece a su marido, ella quebra el tipo y deshonra a Dios.

Ahora, miremos mas versículos en la Biblia acerca de esto. En Tito 2:5 Dios manda a las mujeres que sean ". . . templadas, castas, que tengan cuidado de la casa, buenas, sujetas á sus maridos; porque la palabra de Dios no sea blasfemada." ¿Entiendes esto? ¡La Biblia dice que si la mujer desobedece a su marido es blasfemia y ella blasfema la palabra de Dios!

Si esto es verdad en el matrimonio (un tipo de Cristo y la iglesia) entonces eso significa que cuando los creyentes desobedecen a Dios, blasfemamos Su palabra también.

Entonces, si la mujer (el vaso más frágil) entiende estas verdades Bíblicas y se da cuenta que es para su bien encontrar y seguir a un marido, entonces será una esposa maravillosa y hará feliz a Dios.

Hoy en día, en este mundo loco, la mayoría de las mujeres no les gusta que un hombre les diga que hacer porque el sistema controlado por el diablo les ha dicho que no tienen porque hacerle caso a un hombre. Ellas dicen que un hombre, cuando le es dado poder sobre ella, tratará de controlarla o aprovecharse de ella. Ella grita, ¡No quiero ser oprimida! Pero la Biblia dice que una mujer es mandada por Dios a obedecer a su marido. Todo tiene que ver con quien va a obedecer. Ella, obedecerá a Dios, a su marido y la Biblia o decidirá seguir al diablo y su sistema mundial. Ella necesita decidir a quien va a servir.

Pero, si ella encuentra un buen marido quien es obediente a Dios y quien la ama como Cristo amó a la iglesia y se entregó a sí mismo por ella (versículo 25), entonces la mujer nunca tendrá que preocuparse que el hombre la va a degradar o maltratarla. Ella debería escoger un marido de acuerdo a la palabra de Dios y escoger sabiamente. Proverbios 14:1 dice, "La mujer sabía edifica su casa: Mas la necia con sus manos la derriba." Las mujeres deben buscar sabiduría de la palabra de Dios y no del mundo.

Pero surge la pregunta en muchas iglesias Cristianas ¿Y que si un hombre le pide hacer algo malo? Bueno, déjame preguntarte lo siguiente: ¿Cuándo fue la ultima vez que Dios le pidió a alguien que hiciera algo malo? ¡Nunca! Y cuando Él le pide algo a alguien, generalmente es para mejor. Pero muchas veces ellos no lo ven así. Así que Dios puso al hombre sobre su mujer para ser varías cosas. Un protector y un proveedor. Pero él no puede hacer esas cosas sobre alguien que no quiere esas cosas. La mujer debe someterse al hombre para permitirle ser su protector, o al contrario ella será la que gobierna.

La obediencia viene de la disposición. Una mujer puede obedecer a su marido y al hacer esto obedecer a Dios y honrar el tipo que Él ha establecido o puede desobedecer y al hacerlo blasfemar la palabra de Dios. Es tan simple. ¡Pero el camino de Dios es siempre mejor!

Dios busca dos cosas de nosotros como la iglesia. Son la disposición y la fidelidad. Con estas dos cosas, Dios es feliz. Es lo mismo con un marido y mujer. La mujer debe estar dispuesta seguir y obedecer al hombre (tipo de Cristo), y luego ser fiel al hacerlo para hacer que un matrimonio funcione.

Admito que el hombre en el matrimonio no hace una buena representación de Cristo. El hombre es un pecador y Cristo no lo es. El hombre por lo general es egoísta y Cristo no. El hombre es carne mortal y humano y morirá algún día; Cristo es inmortal, invisible, eterno y es un espíritu que nunca morirá. Si, la representación no es perfecta, pero es lo que estableció Dios. Y debe ser seguido para que un matrimonio funcione y honre a Dios.

Hay pastores hoy en día que dicen que un hombre (como es pecador) podría algún día pedirle a su esposa hacer algo malo, pecaminoso, en contra de las Escrituras. Y en muchos casos, enseñan que la mujer no tiene que obedecer al hombre. La razón espiritual detrás de esto es que ellos mismos no quieren obedecer a Dios. Como una iglesia, ellos son la iglesia de Laodicea. Ellos quieren sus derechos. Ellos quieren hacer lo que ellos quieren y no lo que Dios quiere. Esto no agrada a Dios. Si fueran espirituales, ellos creerían que Dios quiere que las mujeres obedezcan a sus maridos y al hacer esto están obedeciendo a Dios.

Cuando Dios escribió en Efesios 5:24, "Así que, como la iglesia está sujeta á Cristo, así también las casadas lo estén á sus maridos en todo." Él lo decía en serio. Si tú no lo crees, no crees la Biblia. Si tú lo rechazas, tú rechazas la Biblia. Si tú lo desobedeces, tú blasfemas contra la Biblia. Tienes que ver la relación de Cristo y la iglesia.

Cuando Dios estableció la relación matrimonial, Él puso al hombre como la cabeza del hogar. Él es quien lo gobierna. Él está a cargo. Pero con esta autoridad también viene la responsabilidad. Él es responsable a una persona – Dios. Y, en el Tribunal del Cristo, él tendrá que dar cuenta de como trató a su esposa, y por lo que le pidió que hiciera (Hebreos 13:17). Él dará cuenta a Dios, si él le pidió a su esposa que pecara.

La mujer, sin embargo, tiene que dar cuenta al hombre. Y ella solo dará cuenta a Dios por una sola cosa. Si ella obedeció a su marido. Pues al hacerlo, ella cumple con la relación de la iglesia obedeciendo a Dios.

Cuando ella le obedece, ella esta cumpliendo con el tipo de la iglesia obedeciendo a Dios. Cuando ella desobedece a su marido, ella le está diciendo a la iglesia que está bien que desobedescan a Dios y que está bien blasfemar contra Su palabra.

Que gran responsabilidad tiene la mujer. Ella es un ejemplo a su marido de como obedecer a Dios. Ella también es un ejemplo a sus hijos de como obedecer a su padre y a Dios el Padre. Y, también es un ejemplo a los ángeles, mostrando por su sumisión que es una mujer de Dios (Ver Primera Corintios 11:9 y 10). Así que la mujer tiene un tremendo trabajo que hacer como esposa, y debe reconocer que si falla, entonces está enseñando a otros la desobediencia.

Necesitamos mas mujeres de Dios hoy en día que irán en contra de las enseñanzas y doctrinas del mundo y estarán dispuestas a obedecer a Dios y Su palabra. Y la única cosa que hará que una mujer quiera obedecer a su marido es el amor.

En Efesios 5 vemos que el amor es esencial. En este versículo, aparece la palabra "amor" seis veces y tres veces es un mandamiento para el hombre. En ninguna parte del texto dice que la mujer debe amar a su marido. Ella solo debe obedecerle. ¿Por qué? Porque es mucho más fácil obedecer a alguien que te ama. Y, si el hombre verdaderamente ama a su mujer, él no le pedirá hacer nada que el mismo no haría.

El amor de Dios por nosotros, la novia de Cristo, fue manifestado en la cruz del Calvario, y debido a ese amor maravilloso, de dar Su vida por nosotros, deberíamos querer servirle por lo que Él hizo por nosotros. En el matrimonio debería ser igual. Un hombre debería amar a su esposa lo suficiente como para morir por ella.

Ahora, miremos algunos versículos que tratan de esto. En Génesis 3:6 leemos estas palabras: "Y vió la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable á los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dió también á su marido, el cual comió así como ella."

De los capítulos anteriores, hemos visto que Eva fue la que pecó primero. Ella le agregó a la palabra de Dios. Ella fue engañada para comer de la fruta y desobedecer a Dios. Y en este versículo vemos que Eva le dio de la fruta a su marido, y él comió también. Pero, ¿por qué comió él de la fruta? ¿Fue engañado? No, la Biblia dice claramente que el hombre no fue engañado, pero sí la mujer. Entonces, ¿por qué comió Adam de la fruta? La única conclusión verdadera y conforme a las Escrituras es que Adam amaba a Eva lo suficiente para morir por ella y con ella.

Y esto es lo que Jesús hizo por nosotros. Él nos amó lo suficiente para morir por nosotros. La Biblia nos muestra esto al comparar a Jesús con Adam en Primera Corintios 15:45. La Biblia lo dice así: "Así también está escrito: Fué hecho el primer hombre Adam en ánima viviente, el postrer Adam en espíritu vivificante."

Adam es un tipo de Cristo en la Biblia. Los dos murieron por su novia. Los dos enfrentaron al pecado en el huerto. Ambos son hechos a la imagen de Dios. Ambos son llamados el hijo de Dios. Y ambos tuvieron su costado abierto para su novia.

Así que para comenzar a entender el amor de Cristo para su novia, debemos reconocerlo como un tipo del amor de un hombre por su esposa.

¿Qué es amor de acuerdo a la Biblia? Bueno, hay varios versículos que muestran lo que es el amor. Uno se encuentra en Juan 15:13. Dice, "Nadie tiene mayor amor que este, que ponga alguno su vida por sus amigos." Este versículo dice que el mayor amor está dispuesto a morir por alguien.

Pero miremos otro versículo. Juan 3:16 dice, "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado á su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna."

Este versículo nos muestra que el amor da. El amor verdadero no solo está dispuesto a morir por alguien, pero también esta dispuesto vivir para esa persona y darle su vida. Es fácil morir por alguien. Pues la muerte es rápida. Pero es difícil vivir con una persona y darle su vida por 40, 50, o 60 años. ¿Qué es amor? Es darse a alguien. Y esto es lo que es el matrimonio por ambas partes.

El problema con el mundo es que no entiende lo que es el amor. Ellos confunden amor con lujuria. El amor dice; "¿Qué puedo darle a esta persona?". Lujuria grita, "¿Qué puedo recibir de esta persona?". Y esta es la razón porque muchos matrimonios en América, y en nuestras iglesias, y también en el mundo no están funcionando. Porque su fundamento es la lujuria en vez del amor.

Construye el fundamento de tu matrimonio sobre el amor y nunca se derrumbará. Construye el fundamento sobre lujuria y nunca crecerá. Debemos aprender que el matrimonio es fundado sobre amor. Y el amor no es solo un sentimiento o una emoción. El amor es una acción.

Miremos otros versículos en Efesios capitulo 5 para ver esto. En estos pasajes podemos ver que un sacrificio es necesario en el amor y en el matrimonio. Verso 24 dice nuevamente a la mujer, "Así que, como la iglesia está sujeta á Cristo, así también las casadas lo estén á sus maridos en todo." ¿Te das cuenta que es un sacrificio estar en sumisión a alguien? Es difícil obedecer y permitirle a alguien gobernarte. Pero Dios lo ordenó así. Es lo mismo con Cristo y la iglesia. Pablo le dice esto a la iglesia en Romanos 6:19: "Humana cosa digo, por la flaqueza de vuestra carne: que como para iniquidad presentasteis vuestros miembros á servir á la inmundicia y á la iniquidad, así ahora para santidad presentéis vuestros miembros á servir á la justicia."

No es fácil ir en contra de la carne. A veces es un sacrificio hacer lo que Dios dice, cuando tu carne quiere hacer lo opuesto. No es fácil vivir para Dios y rendirte a Él y a Sus mandamientos. Pero, Dios quiere nuestra obediencia porque le agrada. Una mujer nunca agradará a su marido y tendrá gozo como esposa y como una Cristiana hasta que ella aprende a sacrificar su voluntad, a someterse al hombre. Pues, solo al hacer esto, ella agradará a Dios y a su marido.

También es importante que el hombre sacrifique en el matrimonio. El versículo 25 dice, "Maridos, amad á vuestras mujeres, así como Cristo amó á la iglesia, y se entregó á sí mismo por ella." Cristo se entregó a sí mismo por la iglesia. Él se sacrificó a sí mismo y a sus deseos por nosotros. Y, al hacer esto, fue el sacrificio final en la cruz para todos los pecadores. Pero, no fue sin un costo.

Jesús le dijo a Dios lo siguiente en Lucas 22:42, "Padre, si quieres, pasa este vaso de mí; empero no se haga mi voluntad, sino la tuya." Y eso es lo que es un sacrificio. Es negar tu voluntad y hacer algo para otra persona, aun cuando no lo quieres hacer. Un hombre necesita sacrificar algunos de sus deseos y hacer algunas cosas por su esposa. Y una mujer necesita sacrificar sus deseos por las ordenes de su marido si su matrimonio va a funcionar.

Hoy en día vivimos en una sociedad sin carácter donde nadie quiere sacrificar nada. Son egoístas. El lema de la gente hoy es "Yo primero, después tú – a lo mejor". Pero Dios dice que en el matrimonio, ambos partes deben sacrificarse. El hombre debe sacrificarse por su esposa igual como Cristo lo hizo por la iglesia, y la mujer debe hacerse un "sacrificio vivo" (Romanos 12:1,2), igual como nosotros lo debemos ser para Cristo, y someterse a su marido.

La mejor forma de explicar el matrimonio es con la siguiente afirmación. El hombre debe sacrificarse por su esposa y la esposa debe someterse a su marido. Esto fue lo que Cristo hizo por nosotros, y lo que debemos hacer nosotros para Él.

Otra cosa que vemos en estos versículos de Efesios es que el matrimonio es una unión de dos para ser uno. El versículo 31 dice, "Por esto dejará el hombre á su padre y á su madre, y se allegará á su mujer, y serán dos en una carne." No puedes unirte a algo cuando estas unido a otra cosa. Para que dos personas se unan en matrimonio, deben de dejar a sus padres. En otras palabras, deben vivir solos y lejos de la autoridad de sus padres.

Muchos matrimonios han sido destruidos por los padres de la mujer quienes todavía tratan de decirle a su hija lo que tiene que hacer, en contra de los deseos de su marido. Y muchos matrimonios han sido destruidos porque el hombre escucha a sus padres en vez de la Biblia. O, los hombres no dejan a sus padres y terminan alejando a su mujer quien se casó con él y no con sus padres.

No estoy diciendo que la Biblia no dice, "Honra á tu padre y á tu madre . . ." Pero lo que estoy diciendo es que puedes honrarlos mejor de lejos que viviendo con ellos. En casi todos los casos, causa problemas no dejarlos.

Entonces, Dios dice que el matrimonio es la unión de un hombre y una mujer. Amos 3:3 dice, "¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de concierto?" Para que un hombre y una mujer se unan, necesitan estar de acuerdo.

Pero lo más importante es que ambos sean creyentes. Segunda de Corintios 6:14 y 15 ordena: "No os juntéis en yugo con los infieles: porque ¿qué compañía tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿Ó qué parte el fiel con el infiel?"

Un hombre salvado y una mujer inconversa, o vise versa, tendrán muchos problemas porque el cónyuge inconverso generalmente no entiende ni quiere seguir un matrimonio como tipo de Cristo y la iglesia. Generalmente quieren lo que pueden conseguir del matrimonio y no dar y entender el sacrificio de Cristo. Ellos se casarán por lujuria, o emociones en vez de por amor y por el deseo de dar todo lo que puedan a la otra persona.

Esto me trae al próximo y ultimo punto sobre el matrimonio. Quiero responder la siguiente pregunta. ¿Por qué es rebajado el matrimonio, hoy en día, en América y en especial en las iglesias? La respuesta es que las iglesias no están separadas del mundo. Y debido a esto, las ideas y creencias mundanas sobre el matrimonio están infiltrando nuestras iglesias.

Alguien dijo una vez, "La iglesia sé esta mundanalizando y el mundo sé esta poniéndose más religioso." Esto es casi la verdad. Todos quiere suficiente religión para acallar sus consciencias y siguen viviendo sus vidas como quieren. Y como la iglesia esta tan mundanalizada, la mayoría de los "Cristianos" (uso el termino abiertamente) no toman en serio el matrimonio. ¿Por qué es esto? Hay dos respuestas. 1. Porque el mundo no lo toma en serio, y 2. Porque las iglesias no están enseñando lo que la Biblia dice acerca del matrimonio.

En vez de enseñar la palabra de Dios, los predicadores en nuestra tierra están enseñando lo que un siquiatra, un sicólogo o un consejero piensa. Ellos enseñan como doctrina, las tradiciones del hombre. Y ellos han hecho a un hombre o a una institución la autoridad final en vez de Dios y Su palabra.

El mundo perdido no entiende el matrimonio. Y por esto no les importa mucho. La mayoría de las personas pasan su tiempo yendo de un "velador" a otro. Su mentalidad es "Para que casarme si puedo tener sexo y con quien quiera". Están desformados en su realidad y han sido engañados igual como el diablo engañó a Eva.

Ahora, para añadir a este problema, la iglesia ha dejado de enseñar sobre la institución Bíblica del matrimonio. Y los padres han dejado de usar la Biblia como su texto de estudio. Han dejado que el mundo enseñe a sus hijos. Las escuelas hoy enseñan a los niños que la fornicación no es malo. Es solamente ""consentimiento adulto". Ellos enseñan la doctrina abominable de "Sí te siente bien, hazlo" y "Haz lo que te haga feliz". Como resultado, la doctrina del matrimonio es degradada y mirada en menos.

Vivimos en una sociedad de personas que van en contra de la Biblia y la palabra de Dios. Cuando Dios dice "No cometerás adulterio." Él hablaba en serio. Pero mientras la sociedad continua hacia abajo por causa de la inmoralidad, la institución del matrimonio irá desapareciendo aun más.

Jesús dijo lo siguiente en Lucas 17:26 y 27, "Y como fué en los días de Noé, así también será en los días del Hijo del hombre. Comían, bebían, los hombres tomaban mujeres, y las mujeres maridos, hasta el día que entró Noé en el arca; y vino el diluvio, y destruyó á todos."

No se trataba de seguir el plan de Dios de una mujer y un hombre juntos en esta vida, sino que era una fiesta donde hombres y mujeres se unían y se quedaban juntos hasta que encontraban a otra persona para complacer sus deseos sexuales pecaminosos. Ellos se casaban, pero solamente porque era tradicional hacerlo. No era por amor. No era para honrar a Dios. Era para agradar a la carne. Se casaban una y otra vez. No era una institución honorable mantener la fidelidad moral en la población.

Esta es la razón por la cual destruyó Dios la tierra en el tiempo de Noé. Había demasiado énfasis en el aspecto sexual del matrimonio y no suficiente énfasis en el cuadro espiritual de Dios y el hombre. En otras palabras, el matrimonio era una fiesta de sexo en vez de una obligación moral a su cónyuge. Y es triste pero verdad que esta sociedad de valores livianos y de divorcios fáciles ha entrado en nuestras iglesias. Hay mas divorcios en la iglesia hoy que nunca. ¿Por qué? Porque los pastores no están predicando acerca del matrimonio y lo que es. Y si intentan predicar sobre él, exaltan a la mujer sobre el hombre (ej. exaltan la iglesia sobre Dios). En realidad estamos en la edad de la iglesia de Laodicea.

Necesitamos volver atrás. Necesitamos reconocer el matrimonio como un tipo de Cristo y la Iglesia y necesitamos predicar la necesidad de permanecer juntos. Cristo le dijo a la iglesia, "Nunca te dejaré ni te desampararé". Y necesitamos predicar esta mentalidad para el matrimonio.

 

Resumen

 

Dios dijo que el hombre y la mujer se casaran para mantenerlos de la fornicación. Ellos tenían que unirse en un solo cuerpo honrando a Dios en sus votos. Ellos tenían que cumplir el tipo de Cristo y la iglesia, y al hacerlo entender su relación con Cristo. Fueron ordenados a permanecer juntos y amarse como testimonio al mundo y a sus hijos de que el matrimonio es honroso en todo.

Pero ¿por qué no está sucediendo esto hoy? ¿Por qué hay tantos divorcios, especialmente en nuestras iglesias? ¿Por qué los creyentes no obedecen a Dios cuando dicen amarle y seguirle? Creo que la respuesta tiene tres partes. 1. Las personas no reconocen que el matrimonio es un pacto entre el hombre y Dios. 2. Las personas no ven al matrimonio como un tipo de Cristo y la iglesia. 3. Los creyentes no viven vidas separadas del mundo.

Si solo pudiéramos mostrarles lo que la Biblia dice acerca del matrimonio, a lo mejor verían la verdad y la importancia de permanecer juntos y trabajar en hacer su matrimonio mejor. El antiguo dicho es: "El matrimonio es lo que tú lo haces." Y cuan cierto es esto. Muchos no hacen ningún sacrificio, y muchas mujeres no se sometan a sus maridos y el matrimonio termina con el divorcio y a las personas no les importa, pero a Dios sí.

El deseo de Dios es que ellos se acuerdan del voto que hicieron a su cónyuge y que lo guarden. Pase lo que pase. El voto matrimonial dice, "En enfermedad o en salud, mientras que ambos viven". Y esto es la razón por el cual fue instituido el matrimonio.

Capitulo 6

Los deberes necesarios en el matrimonio

 

Deberes del hombre

 

Miremos algunos de los deberes del marido en la relación matrimonial y lo que Dios espera de él.

El primer deber del hombre es amar a su mujer. Como hemos visto en el capitulo anterior, el amor es mas que solo una emoción. El amor es una acción. Es dar. Y el hombre debe sacrificarse para su mujer y darle algunas cosas.

Primera de Pedro 3:7 dice: "Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo."

Este versículo instruye al hombre a que le dé honor a su mujer. ¿Por qué? Porque ella es un vaso más frágil y él debe tratarla de esa forma. Debería cuidarla, ser bueno con ella y ser un tipo de Cristo para ella. El versículo continua diciendo que si no lo hace, entonces sus oraciones tendrán estorbo. Esto es muy interesante. El versículo dice que Dios está cuidando a la mujer. Y si un hombre la maltrata, entonces Dios no contestará sus oraciones.

Es el deber del hombre tratar a la mujer como Cristo trata a la iglesia. Y es ordenado en este versículo a vivir con ella sabiamente. En otras palabras, él debe conocer la Biblia y lo que dice acerca del matrimonio para asegurarse que esta cumpliendo su tipo de Cristo.

Si él esta leyendo la palabra de Dios, él aprenderá como amar a su mujer. Y es difícil maltratar a alguien que amas y cuidas. Por causa de esto, Dios le dice al hombre que ame a su mujer muchas veces en Su palabra. Aquí hay algunos versículos mas:

Efesios 5:25 "Maridos, amad á vuestras mujeres, así como Cristo amó á la iglesia, y se entregó á sí mismo por ella."

Efesios 5:28 "Así también los maridos deben amar á sus mujeres como á sus mismos cuerpos. El que ama á su mujer, á sí mismo se ama."

Efesios 5:33 "Cada uno empero de vosotros de por sí, ame también á su mujer como á sí mismo; y la mujer reverencie á su marido."

Colosenses 3:19 "Maridos, amad á vuestras mujeres, y no seáis desapacibles con ellas."

Dios quiere que él la ame, porque si lo hace, estará mas dispuesto a dar y sacrificarse mas por ella. El amor es algo que tiene que ser dado aunque no lo amen.

Dios nos amó lo suficiente para morir por nosotros, aunque sabía que habría algunos que lo rechazarían a Él y lo que Él hizo por ellos en el Calvario. Pero sufrió en la cruz de todas maneras. Su amor no fue determinado en el hecho que si nosotros lo amábamos primero o no. En la relación matrimonial, es de la misma forma. El hombre debe amar a su mujer si ella es lo que debe ser o no. Si el hombre solamente ama a la mujer cuando ella lo está agradando, entonces ella lo decepcionará, y como dice Colosenses 3:19, él será desapacible con ella. La amargura y el enojo solo dañará la relación matrimonial sin mencionar también sus oraciones.

La Biblia dice en Primera Corintios 7:3 "El marido pague á la mujer la debida benevolencia; y asimismo la mujer al marido." La palabra benevolencia significa cariño, caridad, bondad echo con el deseo de promover la felicidad de otro. Si el hombre tiene estos atributos hacia su mujer y vise versa, entonces evitarán amargarse el uno con el otro.

El hombre debe portarse adecuadamente con su mujer. Él debe ser un caballero y tratarla con cariño.

En Efesios 5:29 leemos, "Porque ninguno aborreció jamás á su propio carne, antes la sustenta y regala, como también Cristo á la iglesia." Dios dice que el hombre debe sustentar y cuidar a su mujer. La palabra sustenta significa promover crecimiento. El marido debe ayudar a su mujer crecer en gracia y conocimiento del Señor Jesús. Él debe tener devociones con ella, y orar con ella para que ella crezca y sea un Cristiano mas fuerte.

La palabra cuidar significa tratar con afecto y cariño, confortar, estimar. Si un hombre realmente regala a su mujer, nunca miraría a otra. Él nunca pondría en peligro su relación matrimonial e ir y cometer adulterio con otra. Él amaría a su mujer y querrá volver a casa a ella.

Brevemente haré una lista de algunas cosas que la Biblia dice que el hombre debe ser, y daré un versículo para cada uno y pasaremos a los deberes de la mujer.

Lo que debe ser un hombre:

Protector de su mujer

Primera Pedro 3:7 "Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo."

 

Amante de su mujer

Efesios 5:25 "Maridos, amad á vuestras mujeres, así como Cristo amó á la iglesia, y se entregó á sí mismo por ella."

 

Cabeza de su mujer

Primera Corintios 11:3 "Mas quiero que sepáis, que Cristo es la cabeza de todo varón; y el varón es la cabeza de la mujer; y Dios la cabeza de Cristo."

 

Profesor

Primera Corintios 14:35 "Y si quieren aprender alguna cosa, pregunten en casa á sus maridos; porque deshonesta cosa es hablar una mujer en la congregación."

 

Salvador

Efesios 5:23 "Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia; y él es el que da la salud al cuerpo."

 

Deberes de la mujer

 

Algunos de los deberes de la mujer en la relación matrimonial se han mencionado en capítulos anteriores. Dios quiere que ella sea una ayuda idónea para el hombre y al ser esto, estar en sumisión a su marido y obediente.

Miremos los siguientes versículos:

Efesios 5:22 "Las casadas estén sujetas á sus propios maridos, como al Señor."

Colosenses 3:18 "Casadas, estad sujetas á vuestros maridos, como conviene en el Señor."

Tito 2:5 A ser templadas, castas, que tengan cuidado de la casa, buenas, sujetas á sus maridos; porque la palabra de Dios no sea blasfemada."

Primera Pedro 3:5 "Porque así también se ataviaban en otro tiempo aquellas santas mujeres que esperaban en Dios, estando sujetas a sus maridos."

Primera Pedro 3:6 "Como Sara obedecía a Abraham, llamándole señor; de la cual vosotras habéis venido a ser hijas, si hacéis el bien, sin temer ninguna amenaza."

Sin duda alguna, de estos versículos vemos que la voluntad de Dios para la mujer es que obedezca a su marido. Esto es el diseño de Dios para el matrimonio y la razón por la cual hizo a la mujer.

Leemos las últimas cinco palabras de Colosenses 3:18. Muchos pastores han tomado estas palabras y las han cambiado para su propio destrucción y el de su matrimonio. Ellos toman las palabras "como conviene en el Señor" y dicen que esto significa que una mujer solamente tiene que obedecer a su marido si es "en el Señor". Esto se llama "obediencia selectiva" y en realidad no es obediencia.

Dicen además que si un marido pide a su mujer hacer algo que va en contra de las escrituras, entonces ella no tiene que obedecerle. Porque no "conviene en el Señor".

Hay muchas cosas erróneas con esta filosofía, y doctrina que destruye el matrimonio.

En primer lugar sabemos que esto es una enseñanza hereje al leer Efesios 5:22. Comienza diciendo exactamente lo mismo pero termina diciendo "como al Señor". Mujeres, en otras palabras, tú debes obedecer a tu marido como debes obedecer a Dios. Y al obedecer a tu marido estás obedeciendo a Dios porque en Efesios 5:24 Dios dice, "Así que, como la iglesia está sujeta á Cristo, así también las casadas lo estén á sus maridos en todo." Cuando Dios dijo que la mujer obedeciera a su marido en todo, Él hablaba en serio.

Ahora, si leemos nuevamente Colosenses 3:18 en la luz de las escrituras, vemos que dice "Casadas, estad sujetas á vuestros maridos, como [ó porque] conviene en el Señor." ¿Por qué debes someterte a tu marido? Porque conviene en el Señor. Esto es lo que dijo Dios en su palabra que hicieras.

Otra razón, porque va en contra de las escrituras enseñar a una mujer que ella puede desobedecer a su marido en ciertos aspectos, es que quebra el tipo de Cristo y la iglesia. Dios quiere que le obedezcamos "en todo" como dice en Efesios 5:24. Para enseñar lo opuesto es blasfemar la palabra de Dios y rechazar Su institución del matrimonio.

Por si acaso piensas que soy machista y un odiador de mujeres, déjame decirte que hay un gran libro escrito sobre este tema y esta escrita por una mujer. El libro se llama, "¿Yo obedecerle a él?". Y en el libro, ella muestra que cuando Dios dice que debes obedecer a tu marido, es exactamente lo que debes hacer.

Es el camino de Dios o la calle. Puedes hacerlo como Él ha dicho y tu matrimonio funcionará. O puedes hacerlo a tu manera y tu matrimonio será destruido, la palabra de Dios será blasfemada y tus hijos seguirán tus pasos.

De todo esto vemos que uno de los deberes principales que Dios espera de la mujer en el matrimonio es que sea obediente a su marido, y al hacerlo obedece a Dios. Ahora, miremos algunos deberes mas de la mujer. Primera Pedro 3:1-4 dice: "Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos; para que también los que no creen a la palabra, sean ganados sin palabra por la conducta de sus esposas, (2) considerando vuestra conducta casta y respetuosa. (3) Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos, (4) sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios."

Hay mucho en estos versículos y hay muchos deberes para una mujer en la relación matrimonial. La primera cosa que vemos es que la conducta de la mujer (su obediencia) hacia su marido hará mas para ayudarlo a hacer lo correcto que si ella le estuviera predicando. Muchas mujeres sienten que Dios las ha llamado a ser predicadoras. Pero, Dios dice que eso no es así. Ella debe ganar a su marido por su obediencia. El hombre no va a escuchar sus palabras y si ella trata de enseñarle o predicarle. No está en su naturaleza. Él mira su conducta y forma de vivir. Si ella anda en la vida Cristiana y hace lo que Dios le manda, entonces eso hará mas para condenarlo que si ella le predicara un mensaje homilético de tres puntos. Y como ya hemos visto sobre el hombre, es su deber conocer ya la palabra de Dios y seguirla.

Una mujer puede hacer que un hombre la ame aun más al someterse a él. En el versículo 2 vemos que cuando un hombre ve que su mujer teme a Dios suficiente para obedecerle (al obedecer a su marido), entonces realmente le llega. Un hombre será menos capaz de pedirle a su mujer que peque cuando él ve que ella es una mujer espiritual. Y lo que la hace espiritual no es su predicación sino su espíritu "afable y apacible" que agrada a Dios (versículo 4).

Otro pasaje que nos muestra lo que debe hacer una mujer para agradar a Dios es Primera Timoteo 5:14 y 15. Leemos, "Quiero pues, que las que son jóvenes se casen, críen hijos, gobiernen la casa; que ninguna ocasión den al adversario para maldecir. Porque ya algunas han vuelto atrás en pos de Satanás."

Estos versículos nos dicen el porque una mujer debe tener un espíritu afable y apacible. La razón es que si ella es ruidosa y alborotadora entonces Satanás podrá controlarla y engañarla (lee Proverbios 7 para mas detalles acerca de la ramera), y luego la hará pecar. Al ser más ruidosa, menos escuchará a su marido. Pero si es afable, apacible y dispuesta a obedecer, entonces será lo que Dios quiere que ella sea en la relación matrimonial. Si no lo es, por lo general terminará dejando a su marido. Dios habla en contra de esto en Primera Corintios 7:10 que dice: "Mas á los que están juntos en matrimonio, denuncio, no yo, sino el Señor: Que la mujer no se aparte de su marido."

Así que los deberes de la mujer son tremendos. Ella debe ser obediente. Ella debe tener un espíritu afable y apacible. Ella debe ayudar a su marido, y no predicarle, pero mostrarle por su obediencia como él debe estar en su relación con Dios. Ella debe permanecer con él y nunca dejarlo. Ella debe serle una bendición todos los días de su vida.

Cuan pocas mujeres hay así en América hoy. Como hemos visto, las mujeres han sido enseñadas por el gobierno, las escuelas y el movimiento liberal de la mujer que el matrimonio no es para ellas. Ellos enseñan que la mujer debe esforzarse para ser alguien importante, y hacer algo de su vida. Ir a la universidad, tener una carrera, vivir para sí mismas, exaltar su genero. Pero debe aplastar a los hombres que quieren tomar ventaja de ti y controlarte. Esto es una mentira del diablo que está siendo predicado a todas las mujeres hoy. Y estas fábulas perniciosas están destruyendo nuestra nación, nuestros hogares y nuestras iglesias.

Uno necesita darse cuenta que la nación nunca surgirá mas que las familias que están en esa nación. Y una iglesia nunca será más grande que los hogares que están representados en esa asamblea. Como va el hogar, va la nación. Como va la familia, va la iglesia.

Si la iglesia no está predicando y enseñando la institución del matrimonio como Dios lo estableció, entonces el hombre no conocerá el glorioso tipo que es el matrimonio de Cristo y la iglesia.

Por esto Pablo escribió estás palabras casi 2000 años atrás, y ellos deben sonar como una campana en las iglesias a través de nuestra tierra de hoy. Segunda Corintios 11:3, "Mas temo que como la serpiente engañó á Eva con su astucia, sean corrompidos así vuestros sentidos en alguna manera, de la simplicidad que es en Cristo."

El matrimonio es tan simple si solo siguiéramos el plan de Dios. Pero para hacer esto debemos reconocer que somos un desastre y necesitamos patear al diablo y sus doctrinas satánicas acerca del matrimonio fuera de nuestras iglesias y hacer las cosas de acuerdo a lo que Dios dice y ser fiel a Su palabra.

Miremos ahora lo que debe ser la mujer en la relación matrimonial de acuerdo a las escrituras.

 

Ayuda idónea

Génesis 2:18 "Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; haréle ayuda idónea para él."

 

Corona

Proverbios 12:4 "La mujer virtuosa corona es de su marido: Mas la mala, como carcoma en sus huesos."

 

Gloria

Primera Corintios 11:7 "Porque el varón no ha de cubrir la cabeza, porque es imagen y gloria de Dios: mas la mujer es gloria del varón."

 

Preciosa

Proverbios 31:10 "Mujer fuerte, ¿quién la hallará? Porque su estima sobrepuja largamente á la de piedras preciosas."

 

El bien

Proverbios 18:22 "El que halló esposa halló el bien, y alcanzó la benevolencia de Jehová."

Déjame decir además, a quienes están casados, debes trabajar juntos en su relación matrimonial y hacer sus deberes hacia tu cónyuge y hacia Dios para que tu matrimonio funcione. Nadie ha dicho que será fácil. El matrimonio es mucho trabajo. Pero entre mas empeño le pones, mas sacas de el. Ambos deben ser lo que Dios les ha dicho que sean y hacer sus deberes como marido o esposa.

Esto nos trae al siguiente tema.

 

Deberes tanto del hombre como de la mujer

 

En nuestro estudio de los deberes en la relación matrimonial, llegamos a los deberes equitativos de ambos el hombre y la mujer. Estos deben ser hechos por los dos junto con los deberes que Dios les dio a cada uno individualmente.

Dios dice lo siguiente en Primera Corintios 7:4 y 5, "La mujer no tiene potestad de su propio cuerpo, sino el marido: é igualmente tampoco el marido tiene potestad de su propio cuerpo, sino la mujer. No os defraudéis el uno al otro, á no ser por algún tiempo de mutuo consentimiento, para ocuparos en la oración: y volved á juntaros en uno, porque no os tiente Satanás á causa de vuestra incontinencia."

Esto está hablando del aspecto sexual del matrimonio. Y la Biblia es un libro muy practico si lo lees y lo obedeces. Dice que en el aspecto sexual del matrimonio, el cuerpo del hombre no es suyo. Pertenece a su mujer, y el cuerpo de la mujer no es suyo sino que pertenece a su marido. Y ellos no deben defraudar sus necesidades sexuales.

Hay varias razones porque Dios dijo esto. En primer lugar para mostrarnos una vez mas el tipo de Cristo y la iglesia. Primera Corintios 6:19 y 20 nos dice esto a nosotros, la iglesia, "¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque comprados sois por precio: glorificad pues á Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios."

Dios dice esto a los que son creyentes, que no somos de nosotros mismos. Somos comprados con un precio y Él está en nosotros. ¡Que hermoso cuadro de la salvación! Y tenemos un Salvador maravilloso que es Cristo el Señor.

La otra razón por la cual Pablo escribió esto a las parejas casadas es para prevenir el adulterio.

Si un hombre y una mujer se dieran cuenta que cada uno tiene algunas necesidades y que ellos están juntos para agradarse, y fuera su deseo hacerlo, entonces su relación matrimonial sería fantástico. Sus necesidades serían satisfechas y no tendrían deseo de encontrar a otra persona. Se quedarían con su pareja.

Demasiados matrimonios hoy terminan en el divorcio porque un cónyuge no fue realizado sexualmente y sus necesidades no fueron satisfechas. Entonces ¿qué hacen? Buscan otros caminos para satisfacer los deseos de la carne. Por lo general, encuentran a otra persona para agradarlos. Pero al hacer esto han roto su voto y han pecado contra su propia carne y han desagradado a Dios.

Otro deber necesario de ambos el marido y la mujer se encuentra en Primera Pedro capitulo tres. En realidad hay muchos deberes listados que ayudarán a una pareja tener un buen matrimonio. Son los siguientes. Primera Pedro 3:8 y 9, "Finalmente, sed todos de un mismo sentir, compasivos, amámdoos fraternalmente, misericordiosos, amigables; no devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario, bendiciendo, sabiendo que fuisteis llamados para que heredaseis bendición."

Si los casados guardaran estos mandamientos, e hicieran sus deberes, entonces harán bien. Y heredarán bendición.

El matrimonio no tiene que ser una maldición. Puede ser espectacular, maravillosos y realizador. Puede ser entretenido, recompensador y excitante a la vez. Pero para que sea estas cosas, cada cónyuge debe estar dispuesto cumplir y ser fiel en sus deberes. Al contrario, sin duda el matrimonio será sobre las rocas y posiblemente terminará en el divorcio.

Capitulo 7

El divorcio

Ahora que hemos terminado nuestro estudio sobre el matrimonio, vayamos a la Biblia para ver lo que tiene que decir sobre el divorcio. Antes de hacer esto, veamos la definición del divorcio del diccionario. El Diccionario Webster de 1828 define el divorcio de la siguiente manera:

 

Divorcio

1. Una disolución legal de los lazos del matrimonio, o la separación de marido y mujer por una sentencia judicial.

La separación de una mujer casada de la cama y cuidado de su marido.

Separción: la desunión de cosas muy unidas.

La sentencia o el escrito por el cual el matrimonio es disuelto.

La causa de cualquier separación penal.

 

Divorciar

1. Disolver el contrato de matrimonio, y así separar a marido y mujer.

2. Separar, como una mujer casada de la cama y cuidado de su marido.

3. Separar o desunir cosas muy unidas; obligar a apartarse.

4. Quitar; guardar.

 

De estas definiciones vemos que la palabra "divorcio / divorciar" puede ser usado para varias cosas. Puede ser usado para hablar acerca de algo legal donde un papel es dado, el cual el gobierno llama "Papeles de divorcio" pero el cual Dios, en la Biblia, llama "una carta de divorcio". O puede ser usado al hablar acerca de una disolución, una división o el cortar una cosa de otra.

Miremos el papel de divorcio. La Biblia usa el termino "carta de divorcio" dos veces en el Nuevo Testamento en Mateo 5:31 y 19:7. En el contexto, Jesús está hablando acerca de algo que era hecho en el Antiguo Testamento. Era algo que estaba escrito en la ley en Deuteronomio 24:1-4. Es llamado la "carta de repudio" (ver también Jeremias 3:8), y era permitido por la ley. Pero miremos lo que dice Jesús acerca de lo mismo en Mateo 19:8, "Díceles: Por la dureza de vuestro corazón Moisés os permitió repudiar á vuestras mujeres: mas al principio no fue así."

Dios dice que fue Moisés quien escribio el divorcio en la ley, y en el plan de Dios, no debería ser. Dios nunca puso el divorcio en la equación del matrimonio. Con respecto a Dios, el divorcio nunca debería suceder. Mire lo que Dios dice en Marcos 10:9, "Pues lo que Dios juntó, no lo aparte el hombre."

La Biblia es muy clara en que Dios odia el divorcio. Él está en contra de el, y nunca fue Su propósito que existiera aun desde el comienzo cuando Él instituyo el matrimonio. El plan de Dios nunca incluyó un conyuge divorciando al otro con un escrito o una carta de divorcio. Tampoco quiso que un conyuge se divorciara, se dividiera o se desuniera de su conyuge de alguna otra forma.

Estudiemos un poco mas acerca del divorcio y lo que es. La mayoria de la gente cree que es solo recibir un papel y al tenerla uno ya está divorciado. Pero, igual como el matrimonio, hay mas en el divorcio que solo un papel.

 

Razones para el divorcio versus Causas del divorcio

 

Muchos predicadores en Estados Unidos hoy, enseñan que hay razones para que alguien se divorcie. Algunos dicen que si el hombre es borracho o maltrata a su mujer, entonces ella puede divorciarlo. Otros dicen que si la mujer es una prostituta, entonces el hombre puede dejarla. Luego hay aquellos que dicen que te puedes divorciar cuando quieres. Ellos usan el termino "Diferencias irreconciliables" y dicen "Bueno, que lastima que no resultó."

Después hay quienes dicen que de acuerdo a las Escrituras, hay solo tres razónes para el divorcio. Son 1. La muerte, 2. El abandono, y 3. La fornicación. Ahora, miremos lo que la Biblia dice acerca de estas cosas.

 

1. La muerte

Ahora, de acuerdo a nuestras definiciones del divorcio, algunos de los significados de la palabra son separar, desunir, obligar a apartar. Esto es exactamente lo que hace la muerte en un matrimonio cuando un conyuge muere. La muerte separa y desune a dos personas casadas. Los dos cuerpos que conformaban uno quedan separados. El conyuge vivo tiene la libertad para volverse a casar con alguien y cuando quiere. Vemos esto claramente en I Corintios 7:39, que dice: "La mujer casada está atada á la ley, mientras vive su marido; mas si su marido muriere, libre es: cásese con quien quisiere, con tal que sea en el Señor."

La muerte fue lo que causó este divorcio. No hubieron papeles de divorcio involucrados.

 

2. El abandono

Aqui tenemos un problema. No se encuentra en ninguna parte de la Biblia que una persona se puede divorciar por que una persona se separa de el. Leemos en I Corintios 7:10 y 11: "Mas á los que están juntos en matrimonio, denuncio, no yo, sino el Señor: Que la mujer no se aparte del marido; Y se se apartare, que se quede sin casar, ó reconcíliese con su marido; y que el marido no despida á su mujer."

Aquí nos dice Pablo, inspirado por Dios, que una mujer no debe apartarse (o separarse) de su marido. Y un hombre no debe despedir a su mujer. Si un conyuge se aparta, debe volver a su pareja y reconciliarse de acuerdo a la Biblia. El plan de Dios no tiene lugar para el divorcio.

 

3. La fornicación

Aquí vemos algo interesante. Jesús nos dice en Mateo 5:32: "Mas yo os digo, que el que repudiare á su mujer, fuera de causa de fornicación, hace que ella adultere; y el que se casare con la repudiada, comete adulterio."

La gente usa este versiculo para decir que es una excusa para que alguien se divorcie. Ellos dicen que si un hombre o una mujer comete fornicación con otra persona, entonces tiene base para pedir una carta de divorcio contra esa persona y puede volverse a casar. ¿Es esto Bíblico? ¿Deberíamos intentar que nuestro conyuge, que no nos gusta, comete fornicación para así poder divorciarnos?

La respuesta es NO. La gente toma esta enseñanza de "razones para el divorcio" y lo dan vuelta. Dicen que quiere decir que una persona tiene el derecho de divorciarse. He visto demasiados "creyentes" usar esta terminología y decir a otros que esta bien que se divorcien y usan la Biblia para justificar su pecado de divorcio.

Ahora, si dices que estas son "razones para el divorcio" y enseñas que si una persona se aparta o comete fornicación entonces puedo divorciarlo, estas usando las escrituras para tu propia destrucción. Dios dijo, y lo vuelvo a repetir, "Pues lo que Dios juntó, no lo aparte el hombre." Dios no quiere que los matrimonios se divorcien. Dios no da razones para que un hombre se divorcie de su conyuge. Él quiere que los matrimonios duren y que queden juntos. Tampoco quiere Dios que alguien cometa adulterio y divorcie su cuerpo del de su conyuge.

¿Qué debemos hacer con estos versículos? Lo unico que podemos hacer es creerlos. Si dices que son razones para un divorcio, entonces estas enseñando que una persona deberia divorciarse en ciertos casos. Esto no es lo que Dios quiere. Jesús dice, "Mas al principio no fue así."

Si puedes decir que estos son las "causas del divorcio." Al recordar las definiciones de divorcio, recordarás que es un apartarse, una separación o una desunión. Esto tiene que ver con los tres casos.

Cuando una persona muere, ellos están divorciados (apartado, desunido) de su conyuge en al momento de morir. Cuando una persona se separa de su conyuge, el esta desuniendo o apartando su cuerpo de su conyuge por el periodo de tiempo que sea. Cuando una persona comete fornicación, el está uniendo su cuerpo a otra y desune su cuerpo de la de su conyuge. Esto es lo que causa el divorcio. Pero no son una excusa para pedir una carta de divorcio. Deberían quedar juntos pase lo que pase. Es difícil, pero deberían hacerlo por causa de sus votos y por sus niños.

Marcos 10:11 y 12 dicen: "Y les dice: Cualquiera que repudiare á su mujer, y se casare con otra, comete adulterio contra ella: Y si la mujer repudiare á su marido y se casare con otro, comete adulterio." Dios dice que una persona que comete fornicación y une su cuerpo a otro divorcie su conyuge, pero cuando se vuelve a casar Dios no honra ese voto, porque deshonra Su plan y Dios lo llama adulterio.

El plan de Dios es y siempre será que un hombre y una mujer se casen, que permanescan juntos, y que nunca se separen por voluntad propia sino solo por causa de muerte. No puedes impedir la muerte, pero si puedes impedir la separación y la fornicación. Dios odia estos ultimos.

La Biblia tiene todas las respuestas. En I Corintios 7:5 Dios dice a los casados: "No os defraudéis el uno al otro, á no ser por algún tiempo de mutuo consentimiento, para ocuparos en la oración: y volved á juntaros en uno, porque no os tiente Satanás á causa de vuestra incontinencia."

¿No es práctico? Si un hombre y una mujer solo se diera cuenta que su cuerpo no le pertenece y que pertenecen el uno al otro, entonces no habría ninguna necesidad de separarse o cometer fornicación. Sus necesidades estarían satisfechos.

Muchos justifican su pecado diciendo, "Tengo razones bíblicas para divorciarme". Pero Dios no da ninguna. Dios no quiere que nadie se divorcie, pero si mueren o cometen fornicación entonces ya se han divorciado.

Todos se van a divorciar algún día si el Señor no vuelve pronto. ¿Cómo? Ellos van a murir y la muerte es un divorcio. La muerte no se puede impedir, pero si la separación y la fornicación y no deben suceder.

La separación divide o aparte el un solo cuerpo del matrimonio por el tiempo que los conyuges esten alejados, y si no se reconcilien, lo mas comun es que uno de los dos une su cuerpo a otra. Esto es lo que causa el divorcio. Dios odia la fornicación y el adulterio porque rompe el voto matrimonial que dos personas han hecho. Dios siempre y para siempre odiará el divorcio y nunca lo justificará.

Alguien puede decir, "Pero, Dios divorció a Israel" y al decir esto se estan refiriendo a Jeremías 3:8. En este pasaje, dice que Dios le dio a Israel una "carta de repudio". Dios no divorcio a Israel, pues al hacerlo sería pecador. Y estaría quebrando el tipo de Cristo y la iglesia. ¿Cómo debemos entender esto? Debemos leer y creer la Biblia.

Mire lo que Dios dice en Isaías 50:1, "Así dijo Jehová: ¿Qué es de la carta de repudio de vuestra madre, con la cual yo la repudié? ¿Ó quiénes son mis acreedores, á quienes os he yo vendido? He aquí que por vuestras maldades sois vendidos, y por vuestras rebeliones fue repudiada vuestra madre."

A primera vista, uno podría decir que Dios la aparto, y que eso prueba que Dios la divorció. Y si Dios se puede divorciar, yo también puedo.

Pero mire la última parte del versículo. Dice que por sus maldades (adulterio), Dios la apartó. Fue Israel quien se apartó de Dios primero. Ella se divorció por causa de su adulterio.

¿Puedes ver eso? ¿No lo entiendas? Dios no está a favor del adulterio. Él lo odia. En Malaquías 2:16 leemos, "Porque Jehová Dios de Israel ha dicho que él aborrece que sea repudiada;". Dios odia cuando alguien se divorcia o se aparta de su conyuge. Le es una abominación y va en contra de la misma razón por el cual Dios estableció el matrimonio.

Ezequiel 16:15-17 dice: "Mas confiaste en tu hermosura, y fornicaste á causa de tu nombradía, y derramaste tus fornicaciones á cuantos pasaron; suya eras. Y tomaste de tus vestidos, é hicístete diversos altos lugares, y fornicaste en ellos: cosa semejante no vendrá, ni será así. Tomaste asimismo los vasos de tu hermosura de mi oro y de mi plata, que yo te había dado, é hicístete imágenes de hombre, y fornicaste con ellas."

De acuerdo a estos versículos vemos que Israel divorció a Dios primero por su idolatría (lo que la Biblia llama adulterio espiritual). Ellos se prostituyeron. La Biblia dice que se unieron a Baal. Y Dios les dio una "carta de repudio" para mostrarles lo que habían hecho. No era un pedazo de papel de Dios para que Él se pudiera divorciar. El divorcio sucedió cuando ellos se unieron a dioses ajenos.

No termina aquí. Miremos el libro de Oseas. Dios le dice al profeta Oseas que se case con una ramera para que sepa lo que se siente cuando su esposa comete adulterio, como Israel hizo con Dios. Y la esposa de Oseas volvió a la prostitución y al adulterio. Luego en el Capitulo 2, versículo 2 la Biblia dice que Oseas ya no está casado con ella por causa de sus adulterios, pero todavía desea que ella deje de pecar.

Encontramos que este pasaje es un tipo de Dios e Israel como tambien de Oseas y la mujer Gomer. Oseas 2:2, "Pleitad con vuestra madre, pleitad; porque ella no es mi mujer, ni yo su marido; quite pues sus fornicaciones de su rostro, y sus adulterios de entre sus pechos."

Aquí Dios le está hablando a Israel como también Oseas le está hablando a Gomer. La Biblia dice que él no es su marido. ¿Por qué? Porque ella lo divorció por causa de sus fornicaciones. Ella se unió a otro y esto causó el divorcio. A los ojos de Dios, ella todavía pertence a Oseas al igual que Israel pertenece a Dios. Miremos algunos versículos mas en Oseas.

Oseas 2:17-22 dice, (17)"Porque quitaré de su boca los nombres de los Baales, y nunca más serán mentados por sus nombres. (18) Y haré por ellos concierto en aquel tiempo con las bestias del campo, y con las aves del cielo, y con las serpientes de la tierra: y quebraré arco, y espada, y batalla de la tierra, y harélos dormir seguros. (19) Y te desposaré conmigo para siempre; desposarte he conmigo en justicia, y juicio, y misericordia, y miseraciones. (20) Y te desposaré conmigo en fe, y conocerás á Jehová. (21) Y será que en aquel tiempo responderé, dice Jehová, yo responderé á los cielos, y ellos responderán á la tierra; (22) Y la tierra responderá al trigo, y al vino, y al aceite, y ellos responderán á Jezreel."

Este pasaje dice muchas cosas, pero la idea principal es que Dios está dispuesto volver a tomar a Israel y dice que lo va a hacer. Él la va a desposar (versículo 20) y en el versículo 18 Dios dice que hará un pacto con ella.

Israel, como nación, se divorció de Dios, pero Dios la amó tanto, que Él estaba dispuesto de volverla a tomar. Él iba a guardar su voto aunque ella no lo hiciera.

A Oseas no le salió tan bien. Gomer lo divorció y no quiso volver. Entonce Dios le dice a Oseas en el capitulo 3 que se vuelva a casar y asi lo hace.

En los 1950 y aun antes, la palabra "divorcio" era una palabra fea en Estados Unidos. Pero ahora no es así. La verdad triste en Estados Unidos hoy es que el divorcio es desenfrenado no solo en el mundo, sino también en nuestras iglesias.

En 1977 el departamento de censo de los Estados Unidos entregó la siguiente información acerca del divorcio.

En 1920, 1 divorcio para cada 7 matrimonios.

En 1940, 1 divorcio para cada 6 matrimonios.

En 1960, 1 divorcio para cada 4 matrimonios.

En 1972, 1 divorcio para cada 3 matrimonios.

En 1977, 1 de cada 2 matrimonios termina en divorcio.

Estas estadisticas fueron hace mas de veinte años. En el año 2000, el numero de divorcios subió a sobre el 80%.

¿Qué ha sucedido en los ultimos cincuenta años para que algo que antes era abominable llegara a ser muy aceptable? ¿Por qué 8 de cada 10 matrimonios en Estados Unidos terminan en divorcio? La primera razón es que han dejado de escuchar predicaciones basadas en la Biblia sobre el tema. En vez de ir a la Biblia, tenemos "consejeros" y "sicólogos cristianos" que dicen ser expertos acerca del tema del matrimonio. Pero ¿tienen ellos la respuesta? ¿Pueden ellos parar el ascenso en el numero de divorcios en los Estados Unidos? ¿Y que de la televisión? Todo lo que vez acerca del tema hoy son "Cortes de divorcio" que muestran y aun justifican los divorcios. ¿Cómo ayuda esto al problema?

La respuesta es que la unica ayuda al problema se encuentra en la Biblia. Nos dice lo que es el matrimonio, para que es, y como hacerlo funcionar. También tiene algo que decir acerca del divorcio.

Como hemos visto, el matrimonio es un pacto entre dos personas ante Dios que permanecerán juntos hasta que la muerte los separe. Sin embargo, hoy estamos muy lejos de ese pacto. En 1999, 7 de cada 10 matrimonios terminaron en el divorcio. Esto nos muestra que tenemos una nación llena de mentirosos. Estados Unidos esta lleno de quebrantadores de pactos. La gente hace un pacto, lo rompen, y no se sienta mal al hacerlo.

Vemos el cumplimiento de la profecía de Pablo en los siguientes versículos:

II Timoteo 3:1-7, (1)"Esto también sepas, que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos: (2) Que habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, detractores, desobedientes á los padres, ingratos, sin santidad, (3)Sin afecto, desleales, calumniadores, destemplados, crueles, aborrecedores de lo bueno, (4)Traidores, arrebatados, hinchados, amadores de los deleites más que de Dios; (5)Teniendo apariencia de piedad, mas habiendo negado la eficacia de ella: y á éstos evita. (6)Porque de éstos son los que se entran por las casas, y llevan cautivas las mujercillas cargadas de pecados, llevadas de diversas concupiscencias; (7)Que siempre aprenden, y nunca pueden acabar de llegar al conocimiento de la verdad."

Esta es la razón por el cual el divorcio ha llegado a ser tan aceptable.

La mentalidad de la mayoría de las personas en Estados Unidos es "Si no funciona, siempre está el divorcio." Pero esto no es el plan de Dios. El plan de Dios era y es que un hombre y una mujer se casen y que esten juntos hasta la muerte. Jesús dice esto en Mateo 19:8, ". . . Por la dureza de vuestro corazón Moisés os permitió repudiar á vuestras mujeres: mas al principio no fue así."

Dios dice aquí en el Antiguo Testamento que un hombre podía divorciar a su mujer. Pero era solo por la dureza de su corazón que lo hacía. Moisés dice en Deuteronomio 24:1, "Cuando alguno tomare mujer y se casare con ella, si no le agradare por haber hallado en ella alguna cosa torpe, le escribirá carta de repudio, y se la entregará en su mano, y despedirála de su casa."

¡Que frio y sin corazón! Cuan poco amor y respeto para la palabra de Dios tiene un hombre o una mujer que se divorcia de su conyuge.

Dios dice que la razón por la cual hay tantos divorcios en el mundo hoy es por la dureza del corazón del hombre. El corazón del hombre es engañoso y pecaminoso. Mientras mas se endureze el corazón del hombre, mas divorcios veremos.

El plan de Dios desde el comienzo era que un hombre y una mujer se casaran y se quedaran juntos. Miremos nuevamente lo que dice Jesús en Mateo 19:4-6, "Y él respondiendo, les dijo: ¿No habéis leído que el que los hizo al principio, macho y hembra los hizo, Y dijo: Por tanto, el hombre dejará padre y madre, y se unirá á su mujer, y serán dos en una carne? Así que, no son ya más dos, sino una carne: por tanto, lo que Dios juntó, no lo aparte el hombre."

El divorcio no era el plan de Dios desde el comienzo y no es Su plan ni deseo ahora. Asi que mientras leas este libro y leas la Biblia, recuerde lo que dijo Dios acerca del tema y haz lo que Él dice para honrarle y para ser diferente al mundo. Deberías ser un ejemplo a otros y mostrar que el matrimonio puede funcionar. Funcionará. Debe funcionar. Pero solo funcionará si está hecho de acuerdo al plan de Dios.

Miremos algunos versículos mas y terminaremos nuestro estudio sobre el divorcio. Primeramente miremos a Absalom, David y las 10 concubinas. En II Samuel 16:21 y 22 leemos lo siguiente, "Y Achitophel dijo á Absalom: Entra á las concubinas de tu padre, que él dejó para guardar la casa; y todo el pueblo de Israel oirá que te has hecho aborrecible á tu padre, y así se esforzarán las manos de todos los que están contigo. Entonces pusieron una tienda á Absalom sobre el terrado, y entró Absalom á las concubinas de su padre, en ojos de todo Israel."

Absalom entró a las concubinas de su padre y cometió adulterio con ellas. Y al hacerlo mostró a Israel que no había ninguna conexión entre él y su padre. ¿Cómo es eso? Por separarlas (divorciarlas) de su marido (David). Ese acto de adulterio desunió el cuerpo de David de sus concubinas y las divorció de él.

Luego cuando David regresa a Israel, leemos lo siguiente en II Samuel 20:3, "Y luego que llegó David á su casa en Jerusalem, tomó el rey las diez mujeres concubinas que había dejado para guardar la casa, y púsolas en una casa en guarda, y dióles de comer: pero nunca más entró á ellas, sino que quedaron encerradas hasta que murieron en viudez de por vida."

Algunos dirían que eran viudas porque estaban unidos a Absalom y eran sus esposas y cuando él murió quedarón viudas. Pero de acuerdo a la Biblia, no estaban casadas con Absalom. El acto de la unión de sus cuerpos no los unió en matrimonio sino en adulterio. Cuando David regresó a Jerusalem, él no las quería tocar porque habían estado con su hijo.

Así que vivieron el resto de sus días como si fueran viudas aunque no lo eran. Su marido David no estaba muerto pero nunca volvio a acercarse a ellas. Ellas se divorciaron de el.

Finalmente, cerremos este capitulo con Juan 4:16-18 donde Jesús está conversando con la mujer Samaritana y dice, "Jesús le dice: Ve, llama á tu marido, y ven acá. Respondió la mujer, y dijo: No tengo marido. Dícele Jesús: Bien has dicho, No tengo marido; Porque cinco maridos has tenido y el que ahora tienes no es tu marido; esto has dicho con verdad."

Aquí Jesús le pregunta a la mujer si está casada y ella responde, "No". De acuerdo al resto del versículo encontramos que ahora está viviendo en adulterio con un hombre. Jesús dice que ha tenido cinco maridos. No dice que ella tiene cinco maridos. Jesús le dice, "Cinco maridos has tenido" (tiempo pasado). ¿Cómo puede ser esto? De acuerdo a nuestro estudio sobre el divorcio los cinco habían muerto o habían cometido adulterio contra ella. No podemos estar seguro. Pero de acuerdo al pasaje, el hombre con quien está ahora no es su marido.

Claramente hubieron varios divorcios en su vida. Sea lo que haya sucedido en la vida de esta mujer, el deseo de Dios era que ella estuviera casada honradamente y no viviendo en adulterio y no quería que ella estuviera divorciada. De acuerdo a su voto, ella y su primer marido vivo deberían haber quedado juntos. Esto es lo que Dios quiere.

Uso esta ilustración para decir esto. Que desorden y que desordenado llega a estar la sociedad cuando un hombre y una mujer no se son fieles. Que desorden tenemos en el mundo y en nuestras iglesias cuando no seguimos el plan de Dios para el matrimonio. Necesitamos predicar a las parejas antes que se casen y enfatizar la importancia de permanecer juntos. Al contrario solo tendremos un desorden mas grande en nuestra sociedad.

Estados Unidos está lleno de hogares rotos y matrimonios destruidos. Necesitamos volver a la palabra de Dios y usarlo como nuestro fundamento y construir un hogar sobre el.

 

Capitulo 8

Volverse a casar

 

Hemos estudiado lo que la Biblia tiene que decir acerca del matrimonio y el divorcio; ahora estudiaremos lo que la Biblia tiene que decir acerca de volverse a casar.

Hay solo tres razones, de acuerdo a las escrituras, para volverse a casar. La primera es cuando ha ocurrido una muerte y ha separado un conyuge del otro físicamente. La Biblia claramente enseña que si un conyuge muere, el que está vivo tiene la libertad para volverse a casar.

Romanos 7:2 y 3 dice lo siguiente: "Porque la mujer que está sujeta á marido, mientras el marido vive está obligada á la ley; mas muerto el marido, libre es de la ley del marido. Así que, viviendo el marido, se llamará adúltera si fuere de otro varón; mas si su marido muriere, es libre de la ley; de tal manera que no será adúltera si fuere de otro marido."

No es un pecado volverse a casar si su conyuge muere. Pero la Biblia le pone una condición - solo debe ser con otro creyente.

Leemos I Corintios 7:39, "La mujer casada está atada á la ley, mientras vive su marido; mas si su marido muriere, libre es: cásese con quien quisiere, con tal que sea en el Señor."

Luego Pablo agrega en I Corintios 7:40, "Empero más venturosa será si se quedare así, según mi consejo; y pienso también yo tengo Espíritu de Dios." Él dice que si el marido de una mujer muere, ella será probablemente mas feliz si no se volviera a casar. ¿Por qué es esto? Porque como el vaso mas frágil, la mujer compararía su segundo marido al primero y esto causaría algunos problemas en su relación matrimonial. Ademas, siempre se recordará que su primer amor ya no está y tomaría algun tiempo para que estas heridas se sanen.

La segunda razón sería si el conyuge no fuera creyente y se fuera dejando solo a su pareja. La Biblia nos muestra esto en I Corintios 7: 12-15. "Y á los demás yo digo, no el Señor: Si algún hermano tiene mujer infiel, y él consiente en habitar con ella, no lo deje. Y la mujer que tiene marido infiel, y él consiente en habitar con ella, no lo deje. Porque el marido infiel es santificado en la mujer, la mujer infiel en el marido: pues de otra manera vuestros hijos serían inmundos; empero ahora son santos. Pero si el infiel se aparta, apártese: que no es el hermano ó la hermana sujeto á servidumbre en semejante caso; antes á paz nos llamó Dios."

Fijese que la Biblia dice si un marido o esposa no creyente deja a su conyuge, entonces de acuerdo a Dios, ellos ya no están sujetos a servidumbre a su voto matrimonial. ¿Por qué? Porque la persona no creyente no honró a Dios en su voto y ,con respecto a Dios, no sabía mejor. Pero, por favor no me malentiendan. Esto no debería suceder. Deberían permanecer juntos si el conyuge no creyente está dispuesto.

Fijese que no dice que si el conyuge creyente se aparta, entonces el otro conyuge creyente no está sujeto a servidumbre. Dios no quiere que una pareja creyente se separen, porque deberían estar concientes de su parte en el rol de Cristo y la iglesia y deberían querer ser un testimonio al mundo perdido.

¿Qué debe hacer un creyente si su conyuge creyente lo deja? La respuesta se encuentra en I Corintios 7:10 y 11. "Mas á los que están juntos en matrimonio, denuncio, no yo, sino el Señor: Que la mujer no se aparte del marido; Y si se apartare, que se quede sin casar, ó reconcíliese con su marido; y que el marido no despida á su mujer."

Dios dice que un creyente no debe apartarse de su conyuge. Pero si lo hace, entonces no puede volverse a casar y debe reconciliarse con su conyuge. Muy a menudo, no solo deja a su conyuge, pero lo hace para comete adúlterio. Y como ya hemos visto, esto causa el divorcio.

La tercera y ultima razón para volverse a casar es en el caso del adulterio.

Jesús dice en Mateo 5:32, "Mas yo os digo, que el que repudiare á su mujer, fuera de causa de fornicación, hace que ella adultere; y el que se casare con la repudiada, comete adulterio."

Dios dice que no es correcto despedir a tu mujer si eres un hombre. Pero, si ella ha fornicado con otro hombre y ha cometido adulterio contra su marido, entonces el hombre tiene la libertad para volverse a casar. Esto es lo que dice Jesús. ¿Por qué? Porque ese conyuge se ha divorciado del otro y de acuerdo a Jesús y la Biblia, el otro conyuge puede volverse a casar si asi lo desea.

Pero siempre es mejor si se reconcilian para honrar a Dios. En el caso que hubieran niños, siempre es mejor que sus padres perdonen y olviden si es posible, para que esos niños tengan a sus padres verdaderos para criarlos.

Que desorden llega a haber cuando un conyuge le es infiel a otro. Que amargura, odio y enojo causa. Generalmente destruirá al hogar y a los niños. Dios, danos mas personas que permanescan juntos en fidelidad en la relación matrimonial.

Necesitamos mas mujeres que obedecen la palabra de Dios y hagan lo mejor para cumplir con su rol como tipo de la novia de Cristo. Dios, danos mas mujeres que traten de ser una ayuda idónea para sus maridos y servirlos como nosotros debemos servir a Dios.

Dios, danos mas hombres creyentes, llenos del espiritu que serán un tipo de Cristo a sus esposas e hijos. Que puedan decir con Josué, "Que yo y mi casa serviremos á Jehová."

La unica manera para fortalecer nuestras iglesias y nuestra nación es construir familias fuertes y esto solo puede suceder al seguir los preceptos que Dios ha establecido en Su palabra.

Así termina nuestro estudio sobre el matrimonio, el divorcio y casarse de nuevo. Espero que haya sido una bendición al lector y una ayuda en su relación matrimonial. Mi oración es que cada hombre hara lo mejor para ser un tipo de Cristo y que la mujer amará y obedecerá al hombre como Dios nos ha dicho amarle y obedecerle.

Me gustaría dejarles con las palabras de un himno antiguo titulado "Un hogar cristiano." Esto debería ser la meta de cada creyente y la oración para su hogar.

 

 

Danos hogares construidos firmes sobre el Salvador,

Donde Cristo es la Cabeza, Consejero y Guia;

Donde cada niño es enseñado en Su amor y favor

Y, da su corazón a Cristo el crucificado:

¡Cuan dulce es saber que aunque su caminar no es firme

Su fiel Señor está caminando a su lado!

 

Danos hogares con padres y madres cristianos,

Quienes siempre ponen su esperanza y confianza en Él;

El tumulto nunca molesta Su tierna paciencia,

Los problemas no disminuyen Su calma y corage;

Un hogar donde cada uno encuentra gozo en servir a otros,

Y donde el amor todavía brilla aunque los días sean oscuros y grices.

 

Danos hogares donde Cristo es Señor y Maestro,

La Biblia leida, los hermosos himnos todavía cantados;

Donde la oración viene primero en paz o en desastre,

Y la alabanza es normal en cada lengua;

Donde las montañas se mueven frente a una fe inmensa,

Y Cristo es suficiente para viejo y joven.

 

¡O Señor, nuestro Dios, nuestros hogares son Tuyos para siempre!

Te confiamos a Ti, sus problemas, afanes y cuidado;

Sus lazos de amor ningun enemigo puede cortar

Si Tú eres siempre Señor y Maestro allí;

Se Tú el centro de nuestra acción mas pequeña

Se Tú nuestro Huésped en nuestros corazones y hogar.

 

 

 

 

Una buena propuesta matrimonial

"Engrandeced a Jehová conmigo, Y ensalcemos su nombre á una."

Salmos 34:3

Un buen voto matrimonial para la mujer

"Y llamaron á Rebeca, y digerónle: ¿Irás tú con este varón?

Y ella respondió: Sí, iré."

Génesis 24:58

Un buen voto matrimonial para el hombre

". . . No te desampararé, ni te dejaré."

Hebreos 13:5b

 

 

 

 

Escrito por

Robertbreaker3@hotmail.com